Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PSOE y Ciudadanos ya negocian la financiación de su posible pacto

La discusión sobre los impuestos para financiar derechos sociales está en el centro de las conversaciones

Negociadores de PSOE y Ciudadanos hoy en Madrid. Bernardo Pérez / Vídeo: EFE

Los representantes de PSOE y Ciudadanos se reúnen este miércoles para negociar, entre otras cuestiones, la financiación de un hipotético pacto de legislatura que fuentes conocedoras de las conversaciones describen como "avanzado". Aunque las dos partes coinciden en su voluntad de retrasar a 2017 el cumplimiento del objetivo de déficit para 2016 (3% del PIB), aún deben resolver la cuestión capital de "cómo se redistribuyen los recursos" para financiar un posible acuerdo y, especialmente, el compromiso que supondría convertir los derechos sociales en fundamentales a través de una reforma constitucional. El partido de Albert Rivera, que no puede decidir por sí mismo el nombre del próximo presidente, se opone a una subida de impuestos, mientras que el de Pedro Sánchez deja la puerta abierta al proponer una "reforma integral de la tributación de la riqueza" en su documento negociador.

"Los dos equipos están haciendo números muy seriamente y cotejando las filosofías que hay detrás", resumió Juan Carlos Girauta, portavoz de la formación emergente en el Congreso. PSOE y Ciudadanos, según fuentes consultadas, ya han acordado medidas de lucha contra el fraude fiscal y contra la corrupción. Coinciden, también, en su oposición a la celebración de consultas de autodeterminación. La formación emergente, mientras tanto, intenta convencer a los representantes socialistas de que una reforma del sistema fiscal que acabe con sus déficits recaudatorios lograría generar los suficientes recursos como para evitar la subida de impuestos.

Ciudadanos también ha planteado al PSOE la posibilidad de generar ingresos eliminando duplicidades administrativas, lo que incluye acabar con las diputaciones provinciales, como ya propuso Alfredo Pérez Rubalcaba en el programa electoral del PSOE en 2011. La cuestión fiscal es capital para llegar a un acuerdo, según reconocieron fuentes de la negociación, y también separa a Ciudadanos de Podemos. "Ciudadanos no apoyará a ningún Gobierno que suba impuestos a la clase media trabajadora", tuiteó el propio Albert Rivera tras conocer las propuestas económicas que la formación de Pablo Iglesias pretende negociar con Sánchez.

Hay material de consenso para un programa de Gobierno. Está a punto

Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos

Los equipos económicos de los dos partidos, encabezados por Jordi Sevilla y Luis Garicano, ya han acercado posturas. "No están lejos, les diferencian las prioridades y los ritmos", describieron fuentes de la negociación. Los representantes de la formación emergente han llevado un ejemplo hasta la mesa de negociaciones: hay que intentar evitar, explican, leyes como la de la dependencia que impulsó el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, que aplauden por su objetivo y critican por su falta de financiación. Ese criterio se aplica ahora a la propuesta socialista de "garantizar con suficiencia los derechos fundamentales [vivienda, electricidad, agua], singularmente los derechos sociales básicos" en una hipotética reforma constitucional.

Los dos partidos están buscando soluciones intermedias a las propuestas que más les alejan, como la laboral. Ciudadanos quiere un contrato indefinido con indemnizaciones progresivas por despido en función de la antigüedad. El PSOE propone tres tipos de contrato. Ninguna de esas posiciones, según fuentes consultadas, es una línea roja. "Ni contrato único ni desprotección total de los temporales. Lo que hay que hacer es reducir notablemente la temporalidad. No se puede apostar por lo que no se puede materializar. Hay que avanzar", resumieron fuentes de la Ejecutiva del partido emergente.

Un acuerdo para la abstención

Si se alcanza un acuerdo, Ciudadanos se abstendrá en la votación de investidura de Sánchez, incluso si este no cuenta con los apoyos necesarios para ser presidente. "Si se tiene que visualizar que hay un programa de Gobierno, que se visualice. Esto no va de tacticismos", dijo una fuente de la Ejecutiva de Ciudadanos. Esta formación solo rubricará el pacto si recoge "un perímetro" que establezca los límites de una posible reforma constitucional y si reconoce específicamente la oposición de los firmantes a la celebración de consultas de autodeterminación en cualquier comunidad de España. El partido de Rivera tiene la esperanza de que el hipotético documento acordado se convierta en la base de las negociaciones que se producirían con el PP y el resto de partidos durante los dos meses que empezarán a descontarse hacia las elecciones si Sánchez no logra la investidura a la primera.

"Esta es una semana decisiva. El PSOE tiene que optar entre el europeísmo reformista [de Ciudadanos] o una opción que significa más paro, más impuestos y menos España [por Podemos]", ha descrito Girauta, portavoz parlamentario de Ciudadanos, que no cuenta con los suficientes diputados para decidir el nombre del próximo presidente. "Hay material de consenso para un programa de Gobierno. Está a punto".

Más información