Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Barones socialistas se posicionan contra el “órdago” de Podemos

Los presidentes de Extremadura y Castilla-La Mancha expresan su rechazo al referéndum

Los líderes autonómicos socialistas han recibido con un cauto rechazo la contraoferta de pacto que Podemos lanzó este lunes en forma de documento. La propuesta incluye la convocatoria de un referéndum de autodeterminación "con garantías" en Cataluña, como algo "imprescindible". El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha sido este martes quien se ha opuesto con mayor contundencia. "En la propuesta que ayer hizo Podemos en primer lugar hay evidentemente una cuestión que no puedo ni aceptar ni entender y es que la unidad de España no está en juego", ha defendido. Vara cree que unas nuevas elecciones serían un "fracaso rotundo" de la política y aplazarían el problema.

En la misma línea respondió este lunes a la oferta el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, que aseguró que todos los españoles deberían votar en un eventual referéndum sobre Cataluña y tildó el documento presentado por la formación de Pablo Iglesias de "órdago a lo grande". Page no percibe el documento como algo cerrado, sino como parte de una estrategia negociadora de máximos "para poner una posición de fuerza, porque hay cosas que saben de antemano", dijo en referencia a la conocida postura socialista de rechazo al referéndum catalán.

El líder castellano-manchego estima que los españoles no van a ver el documento de Podemos como una oferta de diálogo. "La mayoría de los ciudadanos va a entender que lo que quieren es provocar unas segundas elecciones", asegura. Pese a las diferencias, Page ha pedido al PSOE que "no tire la toalla antes de ir a la investidura, hay que intentar que Podemos se plantee la situación de una manera más razonable".

Más comedido ha estado el presidente de la Generalitat Valenciana, el socialista Ximo Puig, que cree que Podemos debe ser capaz de ceder sin mencionar el referéndum catalán: “Si alguien piensa que es su programa, su modelo o la nada, pues eso no es una negociación. Lo que nos dijeron los ciudadanos después de las elecciones fue diálogo y humildad. O se ejecuta cualquier negociación sobre esos dos parámetros o será difícil llegar a acuerdos. Pero creo que estamos en un proceso de negociación, que siempre son complicados, y espero que haya la capacidad suficiente de entender lo que necesita en este momento la sociedad española”.

El portavoz en el Congreso de Compromís, Joan Baldoví, se ha referido también a las negociaciones para formar el Gobierno de España a la salida de una reunión con diputados y senadores valencianos en la Generalitat. “Hace falta que se sienten y hablen porque las oportunidades históricas pasan una vez en la vida y ahora tenemos esa oportunidad histórica de cambio en el Gobierno español y sería imperdonable que no supiéramos aprovecharla”, ha dicho, informa Cristina Vázquez.

Baldoví ha añadido que en una negociación todos tienen que dejarse una parte del programa en casa. Acerca de la exigencia de convocar una consulta en Cataluña, el diputado ha dicho que la única línea roja de Compromís era que el PP no repitiera en el Gobierno. "Compromís es una coalición de estricta obediencia valenciana y en nuestra agenda política no está ese tema. Dicho esto, para nosotros el derecho a decidir es inalienable para las personas y los pueblos".

Más información