Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Hay una operación del régimen para fracturar las confluencias”

Yolanda Díaz, diputada de En Marea y líder de IU en Galicia, pide un Gobierno con el PSOE

Yolanda Díaz, diputada de En Marea, en el Congreso.

Yolanda Díaz (A Coruña, 1971) ejemplifica la llamada "confluencia" de las formaciones de izquierdas, que se logró solo en parte el pasado 20-D. La líder de Izquierda Unida en Galicia es diputada en el Congreso por En Marea, la alianza gallega entre Podemos y otras fuerzas progresistas. En la Cámara baja se ha integrado en el grupo parlamentario de Podemos, al igual que dos de sus compañeros de partido, de la formación catalana de EUiA, que se presentaron con la alianza de En Comú Podem. Una situación peculiar dado que en el Parlamento hay otros dos diputados de IU que han tenido que irse al Grupo Mixto por no llegar a los requisitos para formar grupo. Su integración en el grupo "confederal" de Podemos ha provocado polémica en su partido.

Pregunta. El PSOE y Ciudadanos han ofrecido ahora a IU formar un grupo propio si usted y los dos diputados de En Comú se unen a los dos parlamentarios de IU que están en el Grupo Mixto. ¿Van a hacerlo?

Respuesta. Alberto Garzón lo ha explicado con muchísima claridad: nosotros no vamos a participar de ninguna operación del régimen. Yo he hablado con los letrados del Congreso, y es muy curioso, porque ha precluido el plazo para formar grupo. ¿Por qué ahora el PSOE y Ciudadanos, cuando antes nos decían que no era posible que formáramos grupo, nos dicen que sí? No vamos a coadyuvar a ninguna operación del régimen, como es claramente esta. En segundo lugar, vamos a ayudar, como siempre lo hemos hecho, en todo a Alberto Garzón y a nuestros compañeros; faltaría más, pero esto no puede suponer la ruptura de las confluencias. Nosotros nos debemos a las confluencias y es una cuestión de no cometer fraudes. Yo no me he presentado a las elecciones por IU; es más, IU ha segregado su candidatura y no se ha presentado en Galicia, siguiendo las tesis de la X asamblea federal.

P. ¿En qué medida es una operación del régimen?

R. ¿Por qué Ciudadanos y el PSOE se aúnan ahora? Y siendo ilegal, porque ha pasado el plazo. Pues por una razón evidente: el PSOE y el régimen, y en este caso Ciudadanos, tienen intereses en fracturar las confluencias y los procesos de cambio que hay en este país. En Comú es la primera fuerza en Cataluña, En Marea la segunda y somos el enemigo a combatir. Es una operación del régimen, política.

P. ¿De ninguna forma abandonarán el grupo de Podemos?

R. Los diputados y diputadas nos debemos a En Marea. Si En Marea decide, con garantías jurídicas, que esa operación es factible, lo discutiremos en los procesos de confluencia. Pero no podemos fracturarlos.

P. El líder de IU, Cayo Lara, les ha reclamado públicamente que abandonen el grupo de Podemos para formar grupo con los diputados de IU. ¿Participa él de la operación del régimen?

R. Respeto lo que ha dicho, pero ha sido contundente la posición del Consejo Político Federal en el que él ha tenido que enmendar su tesis.

P. ¿Hay alguna otra forma de que IU lograra grupo propio?

R. La política es mucho más que formar grupo, son muchas cosas.

P. El grupo propio supondría un ingreso para IU de más de dos millones de euros, de la subvención por mailing electoral.

R. IU tiene que hacer política. IU tiene un problema de deuda muy relevante que no se arregla con las confluencias. Lo que tiene que hacer es defender a los trabajadores, tiene que mejorar. Tenemos que tener un diseño claro de nuestra posición en el siglo XXI. La deuda no son dos millones y medio, sino eso más nueve millones de atrás. Los tendremos que negociar. Se ha aprobado un plan de viabilidad, no hay problema, no pasa nada, vamos a sobrevivir.

P. Un plan que supone el recorte del 60% de la plantilla.

R. Pero no por los dos millones, no nos hagamos trampas, sino por una deuda que arrastramos.

P. Esos dos millones no parecen una cantidad menor, seguramente ayudaría a no tener que acometer tantos despidos…

R. Esto es política, nosotros vamos a cooperar en esas cuestiones económicas. Pero las confluencias no son responsables de la mala situación económica de IU. Nosotros no hicimos mailing.

P. ¿Debería Cayo Lara dar un paso atrás por esta reclamación?

R. Yo respeto personalmente a Cayo Lara, pero creo que fue un gravísimo error lo que hizo y, de hecho, tuvo que rectificarlo [la contestación en la dirección de IU le obligó a retirar la reclamación a los diputados de IU en Podemos]. Eso en política tiene muchas lecturas. Llegó un tiempo nuevo para IU si queremos tener futuro. Un tiempo nuevo en el que tiene que haber nuevas voces y nuevas gentes. Debe de anotar lo que ha hecho como lo ha hecho toda España. Que un coordinador tenga que dar un paso atrás, enmendarse la plana…Tiene consecuencias. Ha sido contundente el apoyo que ha tenido Alberto Garzón y no hay fisuras, pero es un problema, porque él es el coordinador.

P. ¿Por qué hizo esa reclamación en público?

R. Yo creo que él lo piensa, pero fue también como una enmienda a las negociaciones de Alberto Garzón… La política no es como antes. También se dio por hecho que nos darían el grupo junto a ERC y Bildu y no fue así. Todo ha cambiado, pero los dirigentes tienen que estar a la altura de lo que está pasando. Un dirigente cuando no conoce lo que pasa en la sociedad es que ha perdido probablemente el tren de la historia. Ahí fuera se oye un sonido diferente.

P. ¿Tiene alguna duda al frente de la coordinación de IU en Galicia?

R. No, tengo dudas sobre el papel que tiene que jugar en IU. Creo que IU tiene que repensarse, ubicarse en el mundo que nos toca y ser una herramienta que sirva a las mayorías sociales Y eso es reflexionar muy profundamente sobre lo que está pasando. Las personas en desempleo y sin protección no entienden de nuestras disputas, quieren que nos pongamos de acuerdo.

P. ¿En qué situación ve a IU?

R. Tenemos que acertar en el diagnóstico de lo que no está pasando Si es por factores exógenos o endógenos. Creo que hay que mirarse a uno mismo. Hay que leer el proceso político, el proceso de cambio brutal que se produjo. Me gustaría que IU que fuese una organización que sirva para ayudar a las personas en situación de emergencia.

P. ¿Qué debería suceder con el partido en la asamblea federal de mayo?

R. Debería ponerse un debate franco encima de la mesa, deberíamos hablarnos a los ojos y pensar a la gente de fuera. Dejemos de mirarnos a nosotros mismos, las organizaciones son herramientas, no fines en sí mismos. Ninguna organización sola por sí misma puede cambiar la realidad cuando vivimos en una situación de fascismo financiero. No es posible. Tenemos que definir claro el marco en el que nos encontramos y qué queremos. El debate es legítimo. Hay unos que quieren que IU se convierta en un partido, yo no quiero eso, en teoría es un movimiento social y político. Quiero que seamos útiles para la gente, que empecemos a ilusionar.

P. ¿IU está agotado como instrumento político?

R. No hay que aferrarse a las siglas, las siglas son trincheras para ser derribadas. Tenemos una maquinaria tan pesada…Es imposible a la velocidad de los tiempos ni siquiera acometer una actuación inmediata con la organización. Es un debate muy profundo. Hay que horizontalizar la organización, acomodarla a los tiempos veloces del momento histórico, tenemos que tener dirección con altura de miras.

P. ¿Hay que poner fin a IU y alumbrar una nueva formación política?

R. Me gustaría que hubiera un debate sereno y que sirva para evitar el sufrimiento en muchas personas. Y dejar de meternos en debates interiorizados. A la gente le da igual y quiere que trabajemos, que nos pongamos de acuerdo. No creo que se tome una decisión y disolvamos IU, porque no es así. Los procesos son dialécticos y veremos a dónde vamos. Veremos qué propuesta tiene Alberto. Vamos a ver.

P. ¿Es posible un entendimiento entre Podemos e IU?

Es necesario, no posible. Hablamos con el PSOE, con el PP, ¿por qué no hablamos con Podemos? Es una cosa misteriosa.

P. ¿Pero es factible?

R. Si los dirigentes quieren, es posible. ¿Pero quieren los dirigentes? Esto lo discutiremos en la asamblea de IU. Si hay tesis que dicen que hay que remover las tesis de la X asamblea de las confluencias, significa que no quieren.

P. ¿Habrá un Gobierno de Pedro Sánchez? En su caso, ¿apoyado por quién?

R. No creo que se trate de si hay un Gobierno presidido y apoyado por quién. Creo que para cambiar la realidad necesitamos un Gobierno conformado con las distintas pluralidades que tenemos en este país. Pluralidades que se sitúan cerca de 11 millones de votos. No contemplo un escenario en el que demos la investidura al señor Pedro Sánchez, sino que se trata de que definamos políticas y que seamos conscientes de la situación de emergencia social en la que vivimos. No se trata de sacar a Mariano Rajoy de La Moncloa, se trata de llevar a la gente a La Moncloa. Los 11 millones de votos tienen que condicionar las políticas de este país. Tenemos que destruir mucho del daño que ha hecho el PP para construir. Y en un marco en el que tendremos que aplicar inmediatamente un ajuste y la Comisión Europea esta a la espera. Las grandes cosas necesitan de la complicidad de los grandes actores.

P. ¿Estamos más cerca de un Gobierno de progreso que de otra alternativa?

R. Probable es todo y posible es todo. La gente en la calle quiere un Gobierno de izquierdas y que sea plural, como han sido las elecciones. Sería recomendable no repetirlas.

P. ¿Por qué no negocian hasta que no se levante de la mesa Ciudadanos? El documento que presentó el PSOE es muy coincidente con sus propuestas.

R. Pedro Sánchez se está excluyendo de ese debate, porque nosotros no queremos hablar solo de investidura. Y no es posible llegar a un encuentro con Ciudadanos. Cualquiera que lea su proyecto económico… es absolutamente incompatible con el rescate a las personas. La reforma laboral de Ciudadanos también es incompatible. Las confluencias queremos ser generosas, pero todos tenemos que ceder. No son habitables las dos soluciones. El PSOE sabe que con 90 diputados no se saca un presupuesto adelante y no se puede tocar con la derecha y la izquierda a la vez. No se trata de investir a Pedro Sánchez con un documento programático. Debemos hacer lo que nos pide la gente. Y con 90 diputados no se hace.