Selecciona Edición
Iniciar sesión

El juicio por el crimen de Isabel Carrasco llega a su final

El fiscal ha rebajado un año la petición de pena para las tres acusadas del asesinato de la presidenta de la Diputación de León

Montserrat González (d) y su hija durante el juicio este lunes. ATLAS / EFE

El juicio con jurado popular por el crimen de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco (PP), que murió tiroteada el 12 de mayo de 2014, llega este lunes al final con la lectura de las conclusiones definitivas de las partes y las últimas palabras de las acusadas. El fiscal del caso, Emilio Fernández, ha rebajado un año la petición de pena  para las tres acusadas:  Montserrat González, autora confesa, su hija Triana Martínez y la policía local Raquel Gago, y ha abierto la alternativa de cómplice para las dos últimas e incluso de encubridora para la agente.

La petición de condena era inicialmente la misma para todas ellas: 23 años, 20 por un delito de asesinato en concurso ideal con otro de atentado a la autoridad, y tres más por tenencia ilícita de armas. Ahora ha sido rebajada a 22 años.

Durante la última sesión de la vista, que ha comenzado a las 9.40 de la mañana, el fiscal ha dado otras  alternativas al jurado, aunque ha precisado que él cree que las tres "estaban de acuerdo" y tienen "la misma responsabilidad" en el asesinato de Isabel Carrasco.

La Fiscalía no varía en el caso de Montserrat, pero cambia para Triana y Raquel, para las que solicita que sean condenadas por un delito cómplices de asesinato y pide para ellas 12 años. A los que habría que sumar los tres años de tenencia ilícita de armas. La otra petición alternativa propuesta por la Fiscalía afecta solamente a la participación de la policía local Raquel Gago. Solicita que se le acuse de un delito de encubrimiento para el que pide tres años de prisión. En este caso, también habría que sumar los tres años de prisión por tenencia ilícita de armas.

González aseguró el pasado 19 de enero que asesinó a Carrasco para defender a su hija de la persecución laboral y social que supuestamente sufría desde que en 2010 la joven se negó a mantener relaciones sexuales con la política. "En enero de 2012, cuando [Mariano] Rajoy decide mantenerla [a Isabel Carrasco] como presidenta provincial del PP, decidí que la iba a matar. Era mi hija o ella", declaró.

En el juicio por este crimen, que comenzó el 18 de enero, los forenses que elaboraron el informe de imputabilidad de las tres acusadas, aseguraron que González no sufre ningún trastorno mental y es consciente de sus actos. Los peritos afirmaron que es una persona "dominante, dogmática, con tendencia a la manipulación y escasa capacidad para empatizar fuera de su circulo familiar más íntimo".

Isabel Carrasco, que también era la presidenta del PP en León, murió a las 17.15 de la tarde del 12 de mayo de 2014 tras recibir tres disparos cuando atravesaba una pasarela peatonal sobre el río Bernesga para dirigirse a la sede del PP en el Paseo de Salamanca. La Policía detuvo 20 minutos después a Montserrat González y a su hija Triana Martínez como supuestas autoras de su muerte gracias a la colaboración de un agente de policía jubilado que presenció la agresión y siguió a la primera.

Unas 48 horas después Raquel Gago entregó en la Comisaría de León el arma homicida y explicó que la había encontrado en su coche sin saber cómo había llegado hasta allí. Inicialmente quedó en libertad, pero el 16 de mayo la titular del juzgado número 4 de León, Sonia González, que ha instruido las diligencias del caso, decretó su ingreso en presión tras tomarle declaración.

El próximo miércoles tendrá lugar la audiencia de las partes sobre el objeto del veredicto, así como las instrucciones que el presidente del tribunal, Carlos Álvarez, dará a los nueve miembros del jurado popular antes de que las 16.00 horas comiencen las deliberaciones para emitir su veredicto, para lo que tienen un plazo de cuatro días.