Selecciona Edición
Iniciar sesión
VII Asamblea General del PNV

Ortuzar ofrece diálogo a Sánchez para superar la “atrofia” política española

El presidente del PNV, abierto a hablar "cuando haya clarificado cuál es su fórmula de Gobierno"

El PNV ofrece diálogo y acuerdos. El reelegido presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha ofrecido al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, su trabajo y esfuerzo para favorecer un Gobierno de cambio en Madrid, y de esa manera superar la "atrofia" de la política española para asumir la pluralidad en el Estado. El PNV reconoce, sin embargo, que la situación todavía "está muy verde" para llegar a ese escenario y aclara que voluntad de diálogo no significa hacerlo gratis. Es más, en un discurso de clausura del congreso nacionalista muy aplaudido por el abarrotado auditorio del Baluarte en Pamplona, y frente al lehendakari Iñigo Urkullu y la presidenta de Navarra Uxue Barkos, ha dicho que en Madrid los acuerdos hay que dejarlos muy claros y "si es posible cobrarlos por adelantado".

Ortuzar reelegido presidente del PNV hasta 2020 —fue designado por vez primera en enero de 2013— ha clausurado la VII Asamblea General en la que el partido ha definido sus objetivos hasta ese año. "Juro solemnemente luchar por la nación vasca", ha dicho, recordando que los objetivos de su mandato pasan por lograr un nuevo estatuto que eleve el techo del autogobierno vasco sobre la base de tres ejes, nación, bilateralidad con el Estado y el reconocimiento del derecho a decidir. Pero sobre las bases del pacto y del acuerdo: "Ni la seducción de la ruptura, ni el sentirnos solos en muchas ocasiones han distraído nuestro objetivo: Euskadi, la patria de los vascos y de las vascas"

Nombrado por unanimidad de los 72 miembros de la Asamblea Nacional, el máximo órgano congresual, el periodista y ex director de la televisión y radio pública, EiTB, ha ofrecido su mano a Sánchez "pero no gratis". "Nuestra prioridad es Euskadi. Aquí empieza y termina todo para nosotros. No nos asusta el entendimiento con Madrid, pero cada uno en su casa y desde su casa", ha dicho, para precisar a continuación que el PNV está dispuesto a arrimar el hombro, pero consciente de su peso en el Congreso, lo hará en una segunda fase.

"Le hemos dicho claramente a Pedro Sánchez que con nosotros tiene que hablar después", cuando haya clarificado cuál es su fórmula de gobierno y con quien se va a llevar a cabo. "Cuando conozcamos el programa para su casa, para España y podamos ver cómo compatibiliza con lo que nosotros queremos para nuestra casa". En ese momento le presentarán la agenda vasca, es decir, autogobierno, paz, convivencia y medidas anticrisis.

El PNV ansía que en España se abra un escenario en el que se pueda hablar de todo, de la reforma del estado, del reconocimiento nacional de Euskadi, de la crisis institucional, de la regeneración de la política y de las medidas contra la corrupción. "Ojalá", ha dicho Ortuzar, pero ha reconocido a continuación que "la política española sigue dominada por el tactismo, por el quedar bien cada uno ante su galería y por la cerrazón", ha explicado.

El presidente del PNV ha dedicado una amplia parte de su discurso a Navarra, una tierra con la que, según ha dicho, el partido y sus gentes mantienen vínculos históricos, culturales emocionales y personales muy profundos. Ortuzar ha explicado que la mirada del PNV a una tierra que ha sido tensionada entre quienes definían a Navarra como la negación de lo vasco y quienes apostaban por el simple integracionismo, es de respeto a la voluntad de los navarros. "Ni lo uno ni lo otro, la voluntad de la ciudadanía navarra", ha dicho en Pamplona. Y saliéndose del guion, ha prometido tanto a un Urkullu emocionado como a Barkos, el compromiso del partido a las instituciones vascas y navarras: "para lo que queráis".