Selecciona Edición
Iniciar sesión

“Volvería a denunciar el caso Gürtel. Porque no tengo hijos”

Ana Garrido, la empleada del Ayuntamiento madrileño de Boadilla que ayudó a destapar la trama corrupta del PP, vive de okupa y arruinada siete años después

El jueves por la tarde delante de la sede del PP, en la madrileña calle de Génova, estaba el habitual coche de la policía protegiendo el edificio y la Guardia Civil dentro, registrándolo. Por allí pasó andando una mujer menuda, rubia, acompañada de varias amigas. Observó el despliegue, preguntó a qué se debía y no se resistió a fotografiarse. Luego se coló por una calle vecina y su figura se perdió dentro de un hotel. Dos horas después esta mujer, Ana Garrido, recogía un premio de la Fundación Hay Derecho por revelar en 2009 una trama corrupta en el Ayuntamiento de Boadilla (Madrid). Un dossier de 300 páginas del que, junto a la denuncia anterior del concejal José Luis Peñas en Majadahonda, tiró la Justicia para hacer estallar el caso Gürtel.

Ana Garrido subió al atril. Es una mujer sin dinero tras innumerables batallas judiciales, dijo, que ha llegado a pasar días sin comer y que vive como okupa en un piso embargado por el banco a una amiga, que le dejó las llaves. Vende pulseras y collares a través de Facebook. Hace un año se presentó en la plaza del Dos de Mayo de Madrid y montó un mercadillo ambulante con sus enseres para salir adelante. “¿Merece la pena?”, le preguntaron al regresar a la mesa. “Volvería a hacerlo”, respondió. “Porque no tengo hijos”.

Al acabar la cena Ana Garrido se subió a su coche. Observó que la seguía un taxi que finalmente aceleró para adelantarla y paró en la esquina de su casa. Nadie salió del taxi y ella tampoco de su coche. Cuando finalmente se decidió, un joven hizo lo mismo. Apoyó una funda de guitarra en la pared y esperó a que llegase. Cuando estuvo a su altura le preguntó si conocía algún sitio abierto. El chico tomó la dirección contraria de la que le informó ella y se fue.

Dice que, a la mañana siguiente, dos coches se pegaron al suyo. Frenó en el carril bus y los vio a los dos parados delante de ella, en el cruce. Tras adelantarlos, los vehículos siguieron su estela varias calles. Paró en una gasolinera; los coches hicieron lo mismo pero sin que saliese nadie de su interior. Ella hizo lo de siempre: tomar nota de las matrículas y pasárselas a un contacto de la policía para averiguar quiénes son los propietarios de los vehículos. Una pequeña ilegalidad de muchas en una vida desquiciada.

“Yo no sé al 100% que el chico de la guitarra fuese un mandado de alguien, pero hay antecedentes y están probados. De los coches tengo menos dudas”, afirma. “No me van a hacer nada, pero forma parte del acoso. Me han destruido económicamente, me quieren destruir a nivel psicológico”.

El ‘dossier’ inicial

Ana Garrido era amiga íntima de la esposa de Arturo González Panero, concejal del Ayuntamiento de Boadilla en 1993. González Panero terminó siendo elegido alcalde en 1999; Garrido, que había empezado como técnico de Juventud, se convirtió en directora del área de Juventud en 2007. Con su nueva responsabilidad empezó a comprobar que el Gobierno local se regía con prácticas corruptas. Sus discusiones con González Panero acabaron con la amistad. Fue degradada y comenzó un calvario con funcionarios que le dieron la espalda “por órdenes de arriba”.

Con una baja por depresión empezó su casus belli: probar el enriquecimiento del alcalde. Fue nutriéndose de expedientes e informaciones con los que elaboró un dossier. Lo que creyó un caso relacionado con Boadilla era algo más: afectaba a las vigas maestras del PP de Madrid. Aparecían nombres como Bárcenas o Correa. Una red que puso a disposición del sindicato Manos Limpias con una promesa de anonimato que no se cumplió: dice Garrido que Miguel Bernard, el presidente del sindicato, le confió su nombre a Esperanza Aguirre. Aguirre, por su parte, recibió el dossier encantada: era lo que necesitaba para sacarse de en medio a González Panero. Gracias a esa acción, y la provocada con anterioridad por la denuncia del concejal de Majadahonda José Luis Peñas, Aguirre concluyó que ella había destapado el caso Gürtel.

Tras marcharse a Costa Rica mientras duró el escándalo, y regresar en 2011 con el cambio de Gobierno local, Ana Garrido, testigo de la fiscalía en el mayor escándalo de corrupción política en España, se encontró con que en su trabajo no había ni olvido ni perdón. Decidió dejar su plaza, denunciando por acoso al Gobierno municipal, del PP, y comenzó una nueva batalla repleta de grabaciones, seguimientos y testigos clave que le hicieron el vacío a la hora de declarar en el juicio. Pese a todo, lo ganó en primera instancia y en el Tribunal Superior de Madrid tras recurrir el Ayuntamiento; entre regresar a su puesto de trabajo y extinguir su contrato, eligió lo segundo.

Como el Ayuntamiento ha recurrido al Supremo, Garrido no ha visto los 185.000 euros que le corresponderían. Dice que no pudo hacer frente a la hipoteca y se quedó sin casa. En 2013, en una de las manifestaciones de apoyo en Boadilla, conoció a un hombre. Se enamoraron y al cabo de un año se separaron; antes él se hizo con documentos, pruebas y grabaciones de Gürtel que Garrido guardaba en su ordenador. Con todo el material el hombre se fue a la policía primero y a 13TV y Libertad Digital después, donde se fotografió de espaldas y desmintió las “paranoias” de Ana Garrido, denunció manipulaciones en las grabaciones de Gürtel y dijo que ella había contratado a dos sicarios que le amenazaron con envolver su cabeza en una bolsa.

Antes de eso, Garrido lo había denunciado a él por amenazas: “Intentando extorsionarme, pidiéndome dinero a cambio de silencio”. Desde una cuenta de Twitter, según la denuncia de Garrido, su expareja colgó dos vídeos: en el primero se veía a una mujer apuntando con su pistola a cámara, y en el segundo, a otra mujer pasándose un dedo por el cuello.

En la actualidad Garrido está imputada por un supuesto delito de infidelidad de custodia de documentos y ella ha denunciado a su expareja por supuestas amenazas, clonación de ordenador y difusión de documentos, injurias y calumnias.

A la mañana siguiente de recoger un premio por su labor anticorrupción, Ana Garrido fue invitada por un diputado a la comisión de investigación de la Asamblea de Madrid. Allí declaraba Esperanza Aguirre. Esperó en la puerta a la presidenta del PP de Madrid y la abordó para saludarla. “Soy Ana Garrido”, le dijo. Aguirre, con una sonrisa, le respondió que “la conocía de la tele”.