Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El PP arremete contra López y le urge a convocar la investidura

La vicepresidenta apela a la crisis bursátil para pedir que se agilicen los plazos

El Gobierno y el PP actuaron este viernes de forma concertada para arremeter contra el presidente del Congreso, Patxi López, y apremiarle para que convoque el pleno de investidura, a pesar de conocer y admitir que su convocatoria es competencia exclusiva del responsable de la Cámara.

Así, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, tras el Consejo de Ministros, exigió a López que aborde cuanto antes y “sin demora” la fecha del pleno de investidura para empezar a aclarar el panorama político del país y para “despejar esa incógnita” de quién podría ser el próximo presidente en España “ante los mercados y los inversores”.

Mucho más allá fue el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, quien habló de “dejación de funciones” y “arbitrariedad” del presidente del Congreso. “Ya no caben excusas ni arbitrariedades, ha llegado la hora de que se retrate”, dijo Hernando.

López se comprometió la pasada semana en la Mesa del Congreso a anunciarles el próximo martes la fecha de la investidura. Pedro Sánchez, líder del PSOE, planea someterse a ese debate y votación en la primera semana del mes del mes de marzo.

López remitió hace dos días una carta a Hernando en la que le recuerda que legalmente no hay duda de que la convocatoria es competencia exclusivamente suya, tal y como ha admitido el PP en varias reuniones de la Mesa.

“De esta forma y dada su relevancia constitucional, el reglamento del Congreso atribuye en exclusiva la competencia para la convocatoria de la sesión de investidura al presidente de la Cámara, que es quien, por lo demás, desempeña junto al Rey, un papel fundamental en el proceso de investidura del presidente del Gobierno, refrendando a estos efectos los actos del Monarca”, asegura López en su carta.

El presidente de las Cortes termina su escrito recordando que “no se establece, en cambio, un plazo en el que deba procederse a la convocatoria de la sesión de investidura, en el entendimiento de que la fijación de la fecha concreta de celebración de la misma, es facultad discrecional de esta Presidencia, que, como ya se ha reiterado, se ejercerá desde una posición institucional y dentro de un margen temporal razonable, una vez consideradas todas las circunstancias concurrentes”.

El PP utiliza como referencia los 21 días que transcurrieron en 1996 desde que el Rey encargó a José María Aznar formar Gobierno hasta su investidura. En aquella ocasión el líder del partido más votado no renunció tras ser propuesto por el Rey como sí ha hecho ahora Mariano Rajoy.