Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las autoridades canarias se critican por la atención a los inmigrantes

La Consejería de Sanidad niega que rechazara atender a los supervivientes de una patera

ampliar foto

Los 42 supervivientes de la patera que este lunes llegó a Canarias tras varios días a la deriva recibieron una atención médica deficiente. La Consejería de Sanidad y la Policía Nacional están de acuerdo en que no hubo "un trato digno" para los inmigrantes, que se encontraban en condiciones de salud precarias tras varios días sin comer y bebiendo agua salada, pero las instituciones intercambian críticas sobre la atención a los extranjeros. Uno de ellos murió en el hospital horas después de ser atendido.

Sanidad critica que los inmigrantes pasaran la noche en una cochera —tal y como adelantó EL PAÍS— pese a su delicado estado de salud. Ricardo Redondas, director de Salud Pública del Gobierno de Canarias, explica que, aunque "alguien no tenga criterio de ingreso en centro hospitalario, no significa que deba estar tirado en un garaje, sobre una esterilla y a la intemperie". El director defendió el trabajo de los profesionales de la Sanidad canaria y negó que se denegase la atención sanitaria a los supervivientes de la patera.

La policía, en cambio, sostiene la versión opuesta e insiste en que el lunes por la mañana se devolvió a varias personas que trasladaron al centro de salud de Maspalomas. En este centro sí admiten que informaron de que ante la gravedad de la situación debían ser derivados a hospitales o ser atendidos donde estuvieran, pero que se debía hacer a través de la mesa de coordinación del 112, del Servicio de Urgencias de Canarias.

El delegado del Gobierno en Canarias había criticado horas antes "una dantesca situación" y un "estrepitoso servicio sanitario". Fuentes policiales insisten en que en al menos dos ocasiones el centro de salud de Maspalomas admitió estar saturado y no quiso recibir a más personas. Y aseguran que el registro de llamadas así lo indica. Desde el propio centro de salud, su director, Carlos Ramírez, ha explicado a EL PAÍS que en ningún momento ocurrió así. Además, cuestionan que los supervivientes fueran desplazados hasta el centro sanitario en furgones policiales y sin coordinación con el Servicio de Urgencias de Canarias.

Mientras tanto siete personas siguen hospitalizadas con diferentes cuadros médicos. Uno de los ingresados ha salido de la UVI, en la que se encontraba desde el domingo por la noche, y una de las mujeres dadas de alta está embarazada y ha pasado a ocupar una plaza en un centro de acogida de la Comisión de Ayuda al Refugiado de España, siguiendo el protocolo para evitar que ingresen en el Centro de Internamiento de Extranjeros. Los familiares de los supervivientes, en contacto con distintas ONG, siguen sin saber si sus allegados están entre los que siguen con vida, dado que en la patera viajaban varias personas más que fallecieron durante la travesía.

Más información