Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP se niega a responder al juez las preguntas sobre los discos duros

El representante de la formación se ha limitado a leer un escrito donde asegura que no destruyeron pruebas

El PP, que estaba este viernes citado a declarar ante el juez como imputado por el borrado de los discos duros de Bárcenas, se ha negado a responder las preguntas del fiscal, la magistrada y las acusaciones. Según fuentes jurídicas, el asesor legal de la formación, Alberto Durán, que ha asumido la representación del partido, se ha limitado a leer un escrito donde la formación ha asegurado que no destruyó pruebas y que siempre se ha ofrecido a "colaborar" con la justicia.

Durán, antes de comparecer para testificar como representante jurídico del PP, lo ha hecho en su nombre, ya que él también se encuentra imputado a título personal por esta causa. En este caso, el asesor jurídico sí ha declarado durante más de dos horas y ha respondido a las cuestiones de la magistrada y del Ministerio Público. Una vez que él ha terminado, la instructora ha hecho un receso. Y, al reiniciarse la sesión, cuando era el turno del PP para declarar como imputado, Durán ha afirmado que asumía la representación jurídica de la formación y ha comenzado a leer el comunicado. En esta declaración, el partido ha insistido en que las computadoras del extesorero no contenían ninguna "información, dato, archivo, registro o programa".

De esta forma, con sus palabras ha concluido una nueva sesión judicial que ha dejado, otro día más, el paseíllo de trabajadores del PP por los madrileños juzgados de Plaza Castilla. Alberto Durán, al declarar él como imputado, ha admitido que dio la orden para eliminar el contenido de las computadoras y desvinculó de esa decisión a Dolores de Cospedal, según fuentes jurídicas presentes en la declaración. Esta afirmación contrasta también con la declaración de Bárcenas, que apuntó directamente a la secretaria general del partido como responsable de la destrucción de la información de los ordenadores, realizada el 3 julio de 2013, una semana después de que el extesorero de los populares entrara en prisión.

El asesor tomó la decisión de borrar los discos duros, según ha afirmado, siguiendo de esta forma el protocolo que supuestamente tenía el partido, tal y como ya aseguró la actual tesorera del PP, Carmen Navarro, que acudió la pasada semana a declarar ante el juez por esta misma causa. 

Con la sesión de este viernes, el juzgado de Instrucción número 32 de Madrid ha continuado así con la investigación abierta por el borrado de los discos duros. Estas pesquisas ya trajeron la semana pasada al mismo escenario a Carmen Navarro, también imputada. La trabajadora de los populares aseguró entonces que los dos ordenadores de Bárcenas no contenían ningún dato cuando el partido procedió al borrado de las computadoras. Esta tesis contradice la versión que el extesorero relató solo un día antes, cuando explicó que los discos duros guardaban recibís de pagos irregulares a distintos miembros del partido.

La instructora, paralelamente, ha sacado de la investigación a Javier Barrero, exresponsable de informática del partido, que también declaró la pasada semana como imputado. La juez ha recalcado que este empleado carecía de responsabilidad en este departamento entre abril y julio de 2013, cuando se produjo el borrado.

El partido aseveró en una fase anterior del proceso que había destruido los discos duros para garantizar la confidencialidad de los datos que almacenaban debido a su "alto nivel de criticidad".

La Audiencia Provincial de Madrid obligó a reabrir esta causa después de que otro juzgado de instrucción decidiera archivarla en octubre de 2013 "sin practicar diligencia de investigación alguna". De esta forma, los magistrados aceptaron los recursos de IU, la Asociación Justicia y Sociedad y Los Verdes.

Más información