Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Torres y Urdangarin se repartieron los beneficios al 50%, según el contable

Tejeiro confirma que Aizoon contrató como trabajadores ficticios a empleadas del hogar y familiares de Urdangarin

El entramado de empresas creadas por Iñaki Urdangarin y Diego Torres sirvió para que ambos se repartiesen al 50% los beneficios obtenidos por el Instituto Nóos. Así lo ha explicado este viernes Marco Antonio Tejeiro, el contable del Instituto Nóos, que ha confirmado también que Aizoon, la empresa de los entonces Duques de Palma, contrató como trabajadores ficticios a empleadas del hogar y familiares de Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón.

Marco Antonio Tejeiro, que este viernes ha afrontado su segundo día de declaración y continuará el próximo martes, es uno de los acusados que ha decidido colaborar con la Fiscalía. En julio de 2014 ya presentó un relado de los hechos al fiscal que solicita para él una pena reducida de dos años de cárcel.

El arrepentido ha explicado que el entramado de empresas de Torres y Urdangarin presentaban facturas por servicios inexistentes a Nóos para repartirse los beneficios obtenidos a través de esta consultoría. Las empresas que integraban la trama —Instituto Nóos, Nóos Consultoría Estratégica, Intuit, Shiriaimasu y Aizoon— estaban relacionadas entre ellas y operaban en el mercado como si fuera una sola, siempre bajo las directrices de Urdangarin y Torres.

"El Instituto Nóos es el que recibía los ingresos y la facturación cruzada con el resto de empresas respondía a la distribución de beneficios, no a lo que pusieran la factura concretas", ha dicho Tejeiro, que ha explicado que las cantidades eran más o menos redondas y el reparto equitativo entre los socios. "Tenía orden de que se equiparasen los ingresos de las empresas de Torres y Urdangarin. Me lo pedía Torres, consensuado con Urdangarin", ha recalcado.

Tejeiro, que ha dicho que lo despidieron en 2008 "porque les debía salir caro", ha confirmado también que la empresa Aizoon contrató trabajadores ficticios entre los que estaban tres sobrinos de Urdangarin y varios empleados domésticos del matrimonio. El excontable ha ratificado que solo hubo dos empleados reales, uno que redactaba informes y él mismo. El resto, casi una docena de trabajadores ficticios entre los que figuraban varias empleadas del hogar, estaban dados de alta en la Seguridad Social. La finalidad era aumentar los gastos deducibles y lograr una disminución de la base imponible en el Impuesto de Sociedades.

Respecto a la desvinculación de Urdangarin del Instituto Nóos, Marco Antonio Tejeiro ha explicado que los dos socios "ya estaban picados y peleados" a finales de 2007. "Torres me contó que un abogado de la Casa del Rey le dijo que no podía ser, que no quería que Urdangarin tuviera actividades ligadas a Nóos, que ya había salido en prensa", ha relatado el contable, que ha narrado que posteriormente crearon la fundación Areté, que tampoco pudo ser porque Urdangarin aparecía como presidente por lo que la absorbió la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social en la que no figuraba. Según Tejeiro, tras comprar Torres el 50% de Nóos a Urdangarin, el duque de Palma "no estaba había contactos telefónicos".

Más información