Selecciona Edición
Iniciar sesión

Aguirre: “He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana”

Esperanza Aguirre defiende a sus exconsejeros imputados en el 'caso Púnica' y solo se desmarca de Granados y de López Viejo por su papel en Púnica y Gürtel

La presidenta del PP madrileño desde 2004, Esperanza Aguirre, ha realizado una defensa cerrada de los 33 años que ha desempeñado cargos públicos y se ha desmarcado de los casos de corrupción protagonizados por consejeros de su confianza y a los que ella misma nombró en su etapa al frente de la Comunidad de Madrid. "Mi carrera política es larguísima y he manejado más de 200.000 millones de euros, ¿verdad que es increíble? He pasado seis años en la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, he sido ministra de Educación, presidenta del Senado y he sido nueve años presidenta de Madrid, que salían a razón de 17.000 millones al año. [En ese tiempo] He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana. De momento, dos, y ninguno ha sido condenado. El señor [Francisco] Granados, que ya saben dónde está, y el señor [Alberto] López Viejo", ha afirmado este viernes en su comparecencia en la comisión especial sobre corrupción de la Asamblea de Madrid.

"Financiación ilegal del PP de Madrid, que a mí me conste, nunca", afirmó el jueves y ha repetido hoy Aguirre, que se comprometió a la "colaboración a tope" con la justicia. "El PP ha pagado la consultoría online de campaña electoral de 2011 y tiene la factura. Las encuestas que encarga el PP de Madrid las paga el PP de Madrid", ha insistido en su comparecencia. Aunque su inicio estaba previsto para alrededor de las 14.00, la presidenta del PP de Madrid ha llegado al Parlamento regional a primera hora de la mañana, alrededor de las 8.30. Antes de su intervención en el Parlamento regional, Aguirre ha aseverado que no le ha llamado "nadie" de la dirección nacional del partido y ha afirmado que se siente respaldada por Génova. "Cómo no", han sido sus palabras. La comparecencia de Aguirre se produce un día después de que la Guardia Civil realizara un registro en la sede del PP de Madrid —en la primera planta de la sede del partido en la madrileña calle Génova— buscando indicios de una posible financiación irregular del PP en la región y el más poderoso del país.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) analizaron el ordenador del exgerente en Madrid Beltrán Gutiérrez Moliner, que dimitió en octubre de 2014 por su implicación en el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid (gastó 58.000 euros en tres años). El exgerente del PP de Madrid mantenía desde entonces “un despacho administrativo”, según la jerga empleada por responsables del partido. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha mostrado su malestar por que el PP madrileño mantuviese un tiempo a Gutiérrez Moliner. "Este señor deja de ser gerente, pero la contratación particular que haga el PP de Madrid ni la controlo ni la dirijo", dijo este jueves en una entrevista en 13tv.

La presidenta de la Comunidad entre 2003 y 2012, que estaba obligada a acudir a la comparecencia, que ha sido exigida por el PSOE, Podemos y Ciudadanos, ha reiterado en el Parlamento su confianza en Salvador Victoria y Lucía Figar, exconsejeros del Gobierno regional imputados en la trama Púnica. "El señor Victoria fue secretario general del Consejo y después, consejero de Asuntos Sociales. Es una persona que tiene toda mi confianza. De momento, sí", ha indicado Aguirre sobre el exconsejero de Presidencia, nombrado en esa cartera por el sucesor de Aguirre, Ignacio González, y previamente secretario del Consejo de Gobierno y consejero de Asuntos Sociales.

"Sigo teniendo mi confianza en la señora Figar, absolutamente", ha añadido de la exconsejera de Educación. "Hay imputaciones e imputaciones, pongo la mano en el fuego por Figar y por la señora Gallego", ha reiterado Aguirre, en referencia también a Isabel Gallego, directora general de Medios en su Gobierno y el de González e imputada en Púnica. A diferencia que con Victoria, Aguirre ha puesto por ambas "la mano en el fuego". "Si en algo me he equivocado es que personas en las que confiaba están ahora en tela de juicio. Espero que los tribunales les juzguen y si son condenados que devuelvan lo que se han llevado (...). He cesado a todos los que tienen un mínimo indicio [de su involucración en casos de corrupción]. La señora Gallego tiene cero indicios", ha cerrado filas Aguirre con Gallego, a la que mantiene como jefa de prensa del grupo popular en el Ayuntamiento de Madrid.

En su intervención, Aguirre ha negado conocer irregularidades en la Agencia de Informática y Comunicaciones de la Comunidad (ICM). Otro de los imputados en Púnica, José Martínez Nicolás, exconsejero delegado del organismo público, declaró que Victoria, que presidía el consejo de administración de ICM, le ordenó pedir a Indra saldar una deuda de 10.000 euros con Alejandro de Pedro,al que el juez Eloy Velasco otorga un papel primordial en Púnica. "El contrato de la informática lo desconozco. Desconozco totalmente, salvo en mi papel de usuaria, los temas de la informática. No tengo los conocimientos técnicos para decir si es mejor suspenderlo o de¡jarlo todo", se ha descolgado Aguirre.

La expresidenta regional tampoco ve problema alguno en la Ciudad de la Justicia, en la que la Comunidad de Madrid derrochó 105 millones y solo cuenta con un edificio, sin terminar, de los 15 previstos. "Los ciento y pico millones no se han tirado, ahi están: en el edificio de la cosa esa forense [el Instituto de Medicina Legal], en las carreteras subterráneas... A partir de 2008 decidimos suspender toda la idea de la Ciudad de la Justicia, podrán decir que era megalomaníaco y nos le quitaría la razón, pero no iba a costar un euro al contribuyente: la venta de las sedes judiciales iba a financiar los proyectos de los mejores arquitectos del mundo", se ha enrocado. El Instituto de Medicina Legal, en el que los Gobiernos de Aguirre y González pretendían agrupar las funciones del Instituto Anatómico Forense, ha perdido un 20% de su valor desde su finalización en abril de 2010. Una tasación del inmueble, cuyo coste fue de 21,4 millones de euros, valoró la infraestructura en 16,9 millones a finales de 2013.

El contexto en que se ha producido la comparecencia de Aguirre en la comisión de corrupción abierta en el Parlamento de Madrid no podía ser peor para el PP. Asolado por distintos casos de corrupción y cuyo presidente y dirigente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy, se reúne esta tarde a partir de las 17.00 en el Congreso con el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al que el Rey ha encargado la tarea de afrontar su investidura tras la negativa de Rajoy.  

El desarrollo de la comisión de investigación sobre corrupción política de la Asamblea de Madrid ha coincidido con la citación del PP por la destrucción de los discos duros de los ordenadores de Luis Bárcenas, extesorero popular. Esta semana también es objeto de polémica, incluidas las filas del PP, de la presencia de Rita Barberá en la Diputación Permanente del Senado, lo que permite a la exalcaldesa de Valencia mantener la condición de aforada en plena Operación Taula. La investigación apunta a Rita Barberá, según fuentes del caso. El juez Eloy Velasco, el mismo que instruye el caso Púnica, también investiga sobornos a altos cargos de la firma estatal Acuamed, operación que ha provocado la dimisión de Federico Ramos, mano derecha de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría. 

Más información