Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Podemos presentará una contraoferta para negociar con el PSOE

Iglesias busca desbloquear las negociaciones con una nueva propuesta de programa

La dirección de Podemos busca recuperar la iniciativa en las negociaciones para la investidura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, tras haberse quedado una semana al margen del diálogo que los socialistas han mantenido con los demás partidos. La dirección de la formación que lidera Pablo Iglesias prepara una contraoferta en la que detallará sus propuestas, haciendo hincapié en la agenda social, para tratar de sentar las bases de un acuerdo con el PSOE. Este documento, cuyo envío al equipo de Sánchez es inminente, cambia el escenario de las conversaciones, puesto que no excluye abiertamente a Ciudadanos aunque intenta demostrar que sus propuestas son incompatibles con las del PSOE. Iglesias seguirá postulándose como vicepresidente y, mientras Sánchez siga negociando con Albert Rivera, no constituirá un equipo negociador.

Podemos prepara una contraoferta al PSOE para intentar desbloquear la situación, según informaron distintas fuentes del partido de Iglesias. Hace ya una semana que Podemos renunció a seguir las conversaciones con Sánchez sobre la investidura hasta que éste no deje las negociaciones paralelas con Ciudadanos para formar Gobierno. Desde el viernes pasado, la iniciativa política ha sido siempre de los socialistas, y el equipo de Sánchez ya ha mantenido varios contactos con el partido de Albert Rivera, IU, Compromís y PNV.

Agenda social y lucha contra la corrupción

Los consensos que Podemos tratará de concitar con el PSOE con su nueva propuesta para negociar una coalición de Gobierno hacen hincapié en la agenda social, con un plan que el partido de Pablo Iglesias suele llamar “agenda social”, y también en la lucha contra la corrupción.

Ayer el juez Juan Pedro Yllanes, diputado de Podemos por Baleares, se mostró confiado, por ejemplo, en que los socialistas apoyen la iniciativa, registrada en el Congreso, de la creación de una comisión de investigación no legislativa contra la corrupción. El objetivo principal de esa comisión sería crear una oficina dependiente de la Cámara baja para “investigar, prevenir y depurar responsabilidades políticas”. El modelo es el de la comisión impulsada en las Cortes de la Comunidad Valenciana.

En opinión de este juez, que antes de presentarse en las listas de Podemos y renunciar a su cargo fue designado para presidir el tribunal del caso Nóos, no se entendería que las demás fuerzas políticas no apoyaran la creación de esta comisión. “Si no hay un apoyo unánime me preocuparía”, afirmó Yllanes. El partido transmitirá la propuesta a los otros grupos.

La dirección de Podemos ha trabajado estos días en un documento amplio, paralelo al que el PSOE envió el lunes a los demás partidos, en el que se detallan sus propuestas políticas y eventuales bases para un posible acuerdo. El documento, en el que se han volcado parlamentarios y expertos de la formación, será presentado en breve y será remitido a la dirección socialista para que pueda estudiarlo y cotejar las propuestas con el documento que envió a las otras fuerzas para empezar las negociaciones para la investidura.

Con la presentación de esta contraoferta Podemos busca un gesto político similar al que hizo a finales de enero, cuando Iglesias anunció por sorpresa, tras su primera audiencia con el Rey, su disposición a formar un Gobierno de coalición con el PSOE e IU, en el que él se ofreció como vicepresidente. Además, con esta contrapropuesta, de la que todavía no se conocen las medidas concretas, Iglesias pretende que los socialistas se pronuncien sobre cuestiones que, en muchos casos, serían incompatibles con las de Ciudadanos y, por tanto, el objetivo consiste en reconducir las negociaciones hacia la izquierda y, de hecho, sacaría al partido de Albert Rivera de estas conversaciones.

Este jueves, Podemos envió a sus cargos una nota que señala que “el documento propuesto por el PSOE como base para la negociación contiene elementos positivos”, pero no son suficientes. Sin embargo, de nuevo, la formación vuelve a mostrar cautelas con respecto a los planes del equipo de negociadores de Pedro Sánchez. La cúpula de Podemos ve necesario que deje claro “si quiere una gran coalición o un Gobierno de cambio”.

Con todo, la cúpula de Podemos confía en que la situación se desbloquee y que demuestre que el PSOE está lejos de Ciudadanos. “Esperamos que las negociaciones puedan avanzar más deprisa ya que la agenda social apremia”, concluye la nota interna.

“Paso adelante”

En conversación con EL PAÍS, Alberto Montero, responsable de Economía de Podemos y nuevo presidente de la Comisión de Empleo, observa coincidencias con el programa económico del PSOE. “Las medidas que afectan al mercado de trabajo las podemos suscribir”, señala. El diputado reconoce como “un paso adelante” su plan de ingreso mínimo vital para sacar a la gente de la pobreza, aunque lo considera insuficiente. “Creemos que nuestra propuesta es más avanzada, pero el documento sienta posibilidades para una negociación”, opina. Montero concluye: “Están más cerca de nosotros de lo que pueden estar de Ciudadanos, con lo cual será más fácil ponerse de acuerdo”. 

Más información