Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La Guardia Civil busca pruebas de financiación ilegal en la sede del PP de Madrid

Los agentes registran las casas del exgerente y un empresario, además de tres oficinas

La última operación de la trama Púnica llevó este jueves a la Guardia Civil hasta la sede central del Partido Popular en Madrid, en busca de documentos de su exgerente, Beltrán Gutiérrez Moliner. El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ordenó este y otros registros ante una posible financiación irregular del PP y a raíz de las notas de una agenda —aún bajo secreto sumarial— del exsecretario general del PP madrileño Francisco Granados. Los agentes registraron otros cinco domicilios, incluidos el de Beltrán y el del empresario Javier López Madrid, y entraron en la sede de la empresa Villar Mir, matriz de OHL.

Un total de cinco registros en domicilios y otros dos en sendos despachos de la sede central de los populares madrileños —el PP nacional y el de Madrid comparten oficinas en la calle de Génova— y en la sede del grupo Villar Mir son los últimos coletazos de la investigación de la trama de corrupción Púnica que lleva a cabo el juez Eloy Velasco desde la Audiencia Nacional. El objetivo: intervención de material de documentación para posteriores análisis, en el marco de una investigación por la supuesta financiación irregular del PP en Madrid. No obstante, de momento, los hechos investigados por el magistrado podrían encajar en los “delitos de cohecho y blanqueo de capitales”, según señalaron fuentes jurídicas.

Los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) entraron por la tarde en las oficinas del PP para revisar y analizar el ordenador del exgerente en Madrid Beltrán Gutiérrez Moliner. Fuentes del partido que lidera Mariano Rajoy confirmaron que habían entrado “sobre las 16.30 preguntando por Beltrán”, quien desde que se conoció su implicación en el caso de las tarjetas opacas black tiene “un despacho administrativo”, informa Javier Casqueiro.

Las mismas fuentes matizaron que “revisaron con él documentos y su ordenador, pero no se lo llevaron”. La “visita de los guardias duró media hora, según los testigos. Las oficinas de los populares madrileños están en la primera planta de su sede central. Esperanza Aguirre, presidenta del PP madrileño, contó, tras acudir a las oficinas: “No es la primera vez que vienen [los agentes]. Ya vinieron a ver Correos de Granados y facturas de la Púnica”. Aguirre, que remachó que el partido presta “colaboración a tope”, aseguró que “no hay indicios ni está probado nada de financiación ilegal”. La dirigente popular explicó por qué Gutiérrez Moliner, pese a haber sido destituido, mantenía despacho en Génova: “Trabaja aquí porque es un funcionario del partido, imputado como otros muchos señores, entre otros el padre de uno de los que mañana me va a interrogar en ese linchamiento comisión en la Asamblea”, informa Natalia Junquera. Aguirre comparece hoy en la comisión sobre corrupción abierta en la Cámara autonómica madrileña.

Fuentes jurídicas confirmaron que los agentes también registraron el domicilio del exgerente y el del empresario Javier López Madrid —yerno del empresario Juan Miguel Villar Mir—. Además, se llevaron documentación de un despacho del Grupo Villar Mir, matriz de OHL, donde el primero es miembro del consejo de administración. Ambas empresas tienen sus oficinas en la llamada Torre Espacio.

Los registros se producen como consecuencia de un manuscrito incautado al supuesto cabecilla de la trama, Francisco Granados. El detonante ha sido una agenda hallada entre los documentos que se le incautaron en su día a Granados, exsecretario general del PP y otrora hombre de confianza de Aguirre, y actualmente preso. Entre esos papeles intervenidos, que forman parte aún de la parte del sumario que permanece bajo secreto, figuran pagos de importantes sumas de dinero junto a las iniciales de Javier López Madrid, yerno del dueño de OHL.

Marjaliza colabora

Las pesquisas tratan de acreditar si, como señala la documentación intervenida, López Madrid pagó fuertes sumas de dinero al PP madrileño y contribuyó a una financiación ilícita del partido. La investigación de Velasco se ha visto facilitada por otro puntal de la trama trama Púnica: el empresario David Marjaliza, socio y amigo íntimo de Granados, quien ha interpretado el contenido de las agendas en las que aparecen las cantidades de dinero entregadas por OHL y las iniciales del nombre de López Madrid. Este compartió paseos en barco con Granados. Marjaliza, que salió de la cárcel el pasado 31 de diciembre tras pagar una fianza de 100.000 euros, y Granados supuestamente amañaron múltiples pelotazos urbanísticos cuando el segundo era alcalde de Valdemoro (Madrid).

El nombre de Villar Mir figura en los papeles de Luis Bárcenas como donante de 300.000 euros al PP nacional y, según Bárcenas, tenía mucho interés en Mariano Rajoy supiera que hacía aportaciones al partido. Gutiérrez Moliner dimitió tras conocerse que gastó 58.000 euros con una tarjeta opaca de Caja Madrid. En noviembre de 2014, tras la dimisión, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, instó al PP de Madrid a explicar por qué mantenía como trabajador del partido a su exgerente. Cospedal recordó que, tras conocer el uso de la tarjeta opaca, tomó “inmediatamente” la decisión de pedir el cese de Gutiérrez Moliner porque su puesto tenía una responsabilidad “con carácter nacional”.

Más información