Los peritos afirman que la asesina de Carrasco es consciente de sus actos

Domínguez, que asumió el crimen, pidió que la exoneraran por un trastorno mental

Las forenses durante el juicio de Isabel Carrasco. VÍDEO: ATLAS / FOTO: J. S. (EFE)

Montserrat González, asesina confesa de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco, que murió a tiros el 12 de mayo de 2014, no sufre ningún trastorno mental y es consciente de sus actos, según los forenses que elaboraron el informe de imputabilidad de las tres acusadas por este crimen.

González aseguró el pasado 20 de enero que lo hizo para defender a su hija de la persecución laboral y social que supuestamente sufría desde que en 2010 la joven se negó a mantener relaciones sexuales con la política. "En enero de 2012, cuando [Mariano] Rajoy decide mantenerla [a Isabel Carrasco] como presidenta provincial del PP, decidí que la iba a matar. Era mi hija o ella", declaró.

El juicio por este crimen, que comenzó el 18 de enero, ha abordado este jueves una sesión clave con la exposición de los informes psiquiátricos, una prueba pericial que puede determinar la sentencia. En el caso de Montserrat, los peritos han asegurado que no sufre ningún trastorno delirante y que es una persona "dominante, dogmática, con tendencia a la manipulación y escasa capacidad para empatizar fuera de su circulo familiar más íntimo".

Han recalcado que la asesina confesa "no tenía anuladas sus capacidades cognitivas, sabía lo que hacía y no presentaba ningún impedimento sobre su voluntad". Han explicado también ante el tribunal que González les dijo que matar a Isabel Carrasco "era lo único que podía hacer porque le estaba haciendo la vida imposible" y han subrayado que no mostró signos de arrepentimiento.

Por otra parte, el psiquiatra llamado a petición de la defensa de Montserrat González ha prestado declaración en la Audiencia Provincial de León, donde ha rebatido el informe de los peritos forenses y ha negado que la autora confesa carezca de trastornos, pues en su opinión tiene manía persecutoria, un tipo de paranoia. Según este psiquiatra, González tiene un "trastorno de ideas delirantes persistente" por el que cree que Carrasco "es la causa de todos los males de su hija" y que "está haciendo una persecución implacable de su hija, algo que es absurdo".

Más información