Selecciona Edición
Iniciar sesión

Libre el holandés al que el Supremo anuló una condena por violación

El tribunal mantiene su culpabilidad en otras dos agresiones sexuales, por las que había cumplido la pena

Robert van der Dussen a su salida. Foto: T. RAMÓN / Vídeo: Atlas

El holandés Romano Riberto van der Dussen, condenado a 15 años de prisión por tres agresiones sexuales en Málaga en agosto de 2003, fue puesto en libertad este jueves después de que el Tribunal Supremo dictaminara que no cometió una de ellas, por la que seguía preso. En 2007 las pruebas de ADN apuntaban a que el autor de los ataques fue el británico Mark Dixie, pero la lentitud de la burocracia demoró su libertad. Van der Dussen niega que cometiese las otras dos violaciones. Seguiré hasta limpiar mi nombre”, dijo al salir de prisión de Palma.

Van der Dussen, de 43 años, exhaló este jueves una bocanada de alivio e indignación al dar sus primeros pasos en libertad. Lo hizo acompañado de su abogado y de una representante de la Embajada holandesa que se había desplazado desde Madrid. “Hace nueve años que sabían quién era el culpable y yo he seguido en la cárcel”, dijo a los periodistas que esperaban su salida. Hizo hincapié en que las agresiones que le achacan se cometieron en la misma fecha, el mismo lugar y en el transcurso de una hora y media, y que ninguna descripción ni grabación de seguridad cuadraba con sus características. “Lo que me han hecho es increíble, voy a seguir hasta que se limpie mi nombre”.

En el español aprendido en presidio, comentó que nunca asistió a los cursos de reinserción de violadores porque es “inocente” y que le denegaron hasta en 32 ocasiones permiso para salir, y otras cuatro veces la posibilidad de un juicio revocatorio. “Podía haberme quedado solo los siete años que me ofrecieron, porque pedían 20 antes de entrar en el juicio. ¿Cómo es posible que antes de entrar al juicio ya te ofrezcan siete años? Ha sido un teatro; era culpable antes de ser juzgado”.

“No voy a perdonar”

El recién liberado recordó que su madre murió mientras él estaba preso. “No pude despedirme de ella, ni he podido estar con mi hija, que ya tiene 15 años, eso no tiene precio”, se lamentó. Con gesto grave, repitió: “Me han jodido la vida; no voy a perdonar”. Van der Dussen permanecía en la cárcel de Palma de Mallorca porque en otras prisiones su integridad se veía amenazada debido al trato amenazante de la población reclusa hacia los autores de crímenes sexuales. Por eso ha vivido “un infierno”. Ha explicado que ha vivido un "infierno": “Pensé más de una vez en quitarme la vida".

Ha dicho que siente y lamenta lo que les pasó a las tres víctimas de las agresiones sexuales. "Todos podemos equivocarnos, pero no son ellas las que se han equivocado, sino la Policía, que ha inducido a las víctimas", ha asegurado.

"Recuerdo a Rubalcaba y Rajoy hablar de un gobierno como dios manda, una justicia como dios manda... yo solo he visto corrupción y políticos con cargos que están en la calle y yo estaba en la cárcel; no han hecho nada por mí hasta que mi gobierno ha presionado a las autoridades españolas", ha añadido.

De momento piensa quedarse en Palma. No quiere volver a Holanda hasta que su inocencia quede demostrada. Su abogado, Francisco Carrión, detalló que pretenden solicitar una indemnización por el “vía crucis” padecido. Y recordó que el agresor Mark Dixie asesinó a una mujer después de que Van der Dussen ingresara en prisión. “Si se le hubieran detenido entonces, la víctima seguiría viva”.

Más información