Selecciona Edición
Iniciar sesión

Política territorial y corrupción, los escollos entre PP, PSOE y Ciudadanos

Una comparativa de los documentos con los que negocian la formación de Gobierno

Mariano Rajoy y Albert Rivera, a su llegada a la reunión.

Los detalles en la política territorial y en las propuestas de reforma constitucional y de lucha contra la corrupción separan claramente los documentos negociadores que han hecho públicos el PP, el PSOE y Ciudadanos. Si los partidos de Mariano Rajoy y Albert Rivera, que se han reunido este jueves, son claros en su defensa de la soberanía nacional y en su oposición a los referendos de autodeterminación, la formación de Pedro Sánchez no da detalles en su propuesta. Al mismo tiempo, PSOE y Ciudadanos negocian una batería de medidas contra la corrupción, mientras que el PP apenas le dedica unos párrafos a esta materia. La formación emergente, que ha anunciado su voluntad de mediar entre los dos partidos tradicionales para así lograr un pacto de Gobierno, aspira a que las negociaciones demuestren coincidencias entre las tres fuerzas en asuntos de calado. Estas son las coincidencias y discrepancias más destacadas.

Política territorial. La formación de Rajoy explicita que es preciso "defender la España constitucional, basada en la unidad, la igualdad y la libertad". También "defender la unidad frente a la ruptura (…) la integridad de la soberanía nacional y la igualdad entre los españoles". Rivera ha abogado este jueves porque cualquier pacto en el que participe su partido recoja la oposición de los firmantes a la celebración de referendos de autodeterminación. El documento negociador de Ciudadanos especifica que busca "un marco constitucional actualizado que garantice la igualdad real de todos los españoles en una España unida y en una Europa unida". El documento negociador del PSOE no da detalles de su posición frente al reto independentista y apenas enuncia su apuesta por el federalismo. Podemos y sus aliados electorales han propuesto a Pedro Sánchez una coalición de gobierno que incluya la defensa del derecho de autodeterminación para Cataluña, Galica, País Vasco y la Comunidad Valenciana.

Corrupción. Ciudadanos solo firmará un acuerdo si recoge compromisos como expulsar a los imputados de listas y cargos; acabar con los aforamientos; o reformar la ley de partidos para que los candidatos se seleccionen mediante primarias. Su lista de medidas es larga y detallada. También lo es la del PSOE, que propone, entre otras soluciones, hacer a los partidos responsables subsidiarios de la corrupción de sus miembros, en lo que coincide con el programa electoral de la formación emergente. El PP solo especifica su voluntad de diálogo; propone "reforzar los controles con una reforma en profundidad de la legislación de contratos del sector público, reforzar el control de las subvenciones públicas (…)"; y se muestra abierto a avanzar "en la adecuación del régimen de aforamientos". En este último punto coincide con los socialistas.

Constitución. No hay ninguna referencia a la reforma constitucional en el documento negociador del PP. Tanto Rivera como Sánchez, sin embargo, coinciden en la necesidad de abordar cambios en el texto fundamental. El líder de Ciudadanos, en cualquier caso, ya ha advertido que esta cuestión no se puede tratar sin la participación del partido de Rajoy, que tiene mayoría absoluta en el Senado y por lo tanto podría bloquear cualquier reforma que no cuente con su consentimiento.

Empleo. El PP busca "medidas que fomenten la contratación indefinida y eviten el abuso de los contratos temporales". No da, sin embargo, detalles de cuáles serían esas medidas. Ciudadanos es muy específico: aboga por un contrato único con indemnizaciones crecientes por despido según la antigüedad. El PSOE también da detalles: propone tres tipos de contrato distintos para acabar con la dualidad del mercado laboral (estables, temporales y de relevo y para la formación).

Política económica. Las tres formaciones recogen en su propuesta el mantenimiento de la "estabilidad presupuestaria". Tanto Rajoy como Rivera han coincidido este jueves en su voluntad de renegociar con Bruselas la fecha de cumplimiento del objetivo de déficit (3% del PIB), retrasándolo un año (hasta 2017). El PSOE también está a favor e incluso especifica su meta de lograr que el objetivo para 2019 sea del 1%. El PP, en su documento, hace pública su voluntad de hacer "uso de la flexibilidad que permite la normativa europea". Los tres partidos coinciden en su deseo de avanzar en la integración europea.

Ley electoral. Ciudadanos tiene como prioridad una reforma de la ley electoral y propone un modelo como el alemán, de doble urna. El PSOE está de acuerdo en buscar soluciones que mejoren la proporcionalidad del sistema, aunque no da detalles. El PP, sin embargo, solo se abre a tratar cambios en el régimen local.

Pymes y autónomos. El PP propone "revisar el régimen de cotización de los trabajadores autónomos para darle mayor flexibilidad y adaptación a sus ingresos reales". También, eliminar "escalones regulatorios que desincentivan el crecimiento de las pymes". Esos objetivos coinciden con los que expresan tanto PSOE como Ciudadanos en su documento negociador. Los tres también coinciden en la necesidad de avanzar en la ley de segunda oportunidad empresarial, abriéndola a pymes y autónomos.

Conciliación. La formación de Rajoy quiere "alcanzar un acuerdo en materia de permisos por paternidad", sin especificar su propuesta. Ciudadanos quiere igualar los permisos de padres y madres, como el PSOE.

Educación. Tanto el PP como Ciudadanos aspiran a consensuar con el resto de grandes partidos un pacto nacional por la educación, y en fomentar la formación profesional dual. El PSOE está de acuerdo. El partido de Rajoy no da detalles. El de Rivera pide universalizar la educación de los 0 a los 3 años o un MIR para profesores, en lo que coincide con los socialistas, y ligar la financiación de las universidades a la tasa de paro de sus alumnos.

Más información