Selecciona Edición
Iniciar sesión

Matas: “Urdangarin era el conseguidor, el intermediario”

El expresidente balear afirma que el cuñado del Rey quiso cobrar “el peaje” del 1% a través de la prestación de servicios

Matas durante el juicio este jueves. VÍDEO: REUTERS / FOTO: T. RAMÓN

Jaume Matas, presidente de Baleares entre 2003 y 2007, realizó este jueves una confesión parcial de sus delitos en la cuarta jornada del juicio del caso Nóos, sobre el desvío de fondos públicos a las sociedades de Iñaki Urdangarin, esposo de la infanta Cristina. El político reconoció que ordenó contratar a dedo al cuñado de Felipe VI, al que describió como un “conseguidor” y un “facilitador” de contactos por su condición de miembro de la Familia Real. Sin embargo, descargó en su subordinado José Luis Ballester el peso de las irregularidades administrativas.

La confesión de Matas, el cargo político de mayor rango de cuantos se sientan en el banquillo del caso Nóos, tuvo mucho de voladura controlada. El que fuera presidente balear por el PP asumió la responsabilidad de ordenar que su Gobierno otorgara a dedo tres contratos públicos por valor de 2,6 millones de euros a las empresas de Iñaki Urdangarin entre 2003 y 2007.

Matas reconoció que si se contrató al yerno del rey Juan Carlos la llamada “Oficina del Proyecto” del equipo ciclista Banesto-Illes Balears en 2003 y la organización de dos congresos sobre turismo y deporte en 2005 y 2006 fue porque al Gobierno balear le “interesaba estar a bien con él y con la Familia Real”. El político —pese a haber pasado nueve meses en la cárcel, sus formas aún recuerdan al ministro que fue— calificó a Urdangarin como un “facilitador, conseguidor o intermediario” al que se pagaba un “peaje o comisión” por sus servicios de relaciones públicas.

La confesión de Matas fue expresa y calculada al milímetro con su abogado, José Zaforteza, que ha conseguido refrenar el impulso del expresidente de llevar las riendas de su defensa: “Estoy aquí para asumir mi culpa, porque yo tomé la orden inicial que ha desembocado en estas actuaciones”. Y recordó que ha puesto a disposición de la Audiencia Provincial la mitad del palacete del siglo XVI que adquirió en 2006 en el centro de Palma para “restituir el daño económico” causado —y obtener así una rebaja en la condena— .

El tribunal avanza la declaración de la Infanta

El tribunal que juzga el caso Nóos ha modificado este jueves el calendario de declaraciones de los acusados para porque el abogado de Salvador Trinxet tiene que acudir a un juicio con jurado por asesinato en el que su cliente está preso. Con la nueva disposición, no definitiva pero sí probable, la infanta Cristina declarará el viernes 19 de febrero y no el 26 como estaba previsto inicialmente. El nuevo calendario lleva al martes 23 el interrogatorio del esposo de la Infanta, Iñaki Urdangarin, y al miércoles 24 la declaración de su socio, Diego Torres. Cerrará el turno de los acusados el propio Trinxet, asesor fiscal que levantó el entramado que sirvió para que Urdangarin y Torres ocultaran al fisco sus ingresos.

De confirmarse el nuevo plan, el próximo martes 16 serán interrogados Jorge Vela, exdirector del Instituto Valenciano de Finanzas, y Elisa Maldonado, exresponsable jurídica de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. El miércoles 17 llega el turno de José Manuel Aguilar, exdirector de este organismo, y Luis Lobón, exsecretario de Turismo de la Comunidad Valenciana.

El jueves 18, según este calendario provisional y sujeto a cambios, puede declarar el exvicealcalde de Valencia Alfonso Grau y Mercedes Cohen, ex consejera delegada de la candidatura olímpica Madrid 2016. La semana, si se mantiene este plan avanzado este jueves por la magistrada Samantha Romero, se cerrará con la declaración de la esposa de Diego Torres, Ana María Tejeiro, a la que sucederá Cristina de Borbón.

La declaración de Matas supone aceptar un delito de prevaricación y oscurece aún más el panorama judicial del exduque de Palma, sentado tres filas por detrás en la sala de vistas. Sin embargo, el expresidente autonómico no se movió de ahí.

Matas no reconoce y está dispuesto a defenderse judicialmente del delito de malversación, que supone ocho de los 11 años de prisión que el fiscal Pedro Horrach solicita para él. Aceptar este delito hubiera supuesto prácticamente dar jaque mate a Urdangarin, como pretendía Horrach, cuyo despacho ha estado abierto hasta el final para un pacto de conformidad que no ha llegado a concretarse.

El expresidente balear se esforzó en desvincularse de todas las irregularidades administrativas que se cometieron para dar curso a su mandato de contratar al Instituto Nóos, de Iñaki Urdangarin y su socio, Diego Torres. Matas descargó toda esta responsabilidad en el ex director general de Deportes, José Luis Pepote Ballester.

Las maneras suaves y levemente irónicas de Matas apenas disimularon la inquina que este siente hacia el ex alto cargo arrepentido, que en la fase de instrucción le involucró en la trama de desvío de fondos públicos del caso Nóos. Matas recordó que fichó al exregatista olímpico por su “relación coral con toda la Familia Real” y para convertirle en “el hombre de La Zarzuela en el Gobierno balear”.

“El señor Ballester era el que pagaba y el que podía pagar, era el que firmaba las actas. El señor Ballester estaba muy celoso de la competencia en el trato con Urdangarin y estaba loco por quedar bien con la Familia Real y conmigo”, relató.

Matas, además, defendió la efectividad de los trabajos realizados por las empresas del esposo de Cristina de Borbón. “Tuvieron repercusión y fueron un éxito, pero no podemos permitir que paguemos un gasto en el que no se ha incurrido; nos han colado un sobrecoste”, dijo el expresidente sobre los Illes Balears Forum de 2005 y 2006. Estos congresos de turismo y deporte costaron 1,2, y 1,1 millones de euros respectivamente. El instituto Nóos solo justificó facturas por valor de unos 800.000 euros.

El testimonio del contable de Nóos

El contable de las empresas de la trama Nóos, Marco Antonio Tejeiro, ha relatado este jueves en la Audiencia Provincial de Baleares las maniobras de las empresas de Iñaki Urdangarin para justificar gastos que no se realizaron en los contratos públicos que fueron otorgados al esposo de la infanta Cristina por la Generalitat Valenciana, el Gobierno de Baleares y el Ayuntamiento de Madrid. “Buscábamos todos los gastos que podíamos porque había que justificar muchísimo dinero”, ha contado Tejeiro, cuñado de Diego Torres, cuñado de Iñaki Urdangarin.

El antiguo administrativo arrepentido, que en julio de 2014 presentó una confesión por escrito, ha explicado al fiscal Pedro Horrach las maniobras para justificar el destino de los 383.000 euros percibidos por Nóos para la organización de los Juegos Europeos de 2006 en Valencia, que nunca se celebraron. Para ello recababan facturas de todo tipo, que fueron rechazadas por la Generalitat Valenciana. La fiscalía considera en su escrito de acusación que “la simulación de servicios mediante la utilización de facturas cuyo concepto no se correspondía con la realidad es clara”.

Tejeiro ha señalado que tanto Urdangarin como Torres le ordenaban realizar estas facturas "tras decidir qué cantidad querían facturar" de la Administración. Ni se justificaba la efectiva realización del servicio y gran parte de las facturas presentadas responden a los mismos conceptos aunque proceden de diferentes empresas. Las facturas giradas a la Comunidad Valenciana y con las que se pretendía fingir que se habían realizado gastos para los Juegos Europeos procedían de entidades mercantiles vinculadas directamente a Iñaki Urdangarin, entre ellas Aizoon, propiedad al 50% de la infanta Cristina.

Más información