Selecciona Edición
Iniciar sesión

El rescate de los espeleólogos: “Les hubiera costado salir por su propio pie”

La Gendarmería de Alta Montaña, bomberos y espeleólogos de Francia participan en la operación

Los siete espeleólogos españoles que el martes quedaron atrapados en una sima en la región de Alta-Garona, en el Pirineo Francés, han sido rescatados sanos y salvos a las 11.30 de este miércoles, según ha referido a EL PAÍS Bernard Tourte, presidente de la Asociación Francesa de Rescate Espeleológico. En la operación han participado miembros del Pelotón de Gendarmería de Alta Montaña, del servicio de bomberos y del grupo de rescate espeleológico de Francia.

Acostumbrado a este tipo de actuaciones, Tourte ha explicado el contexto en el que su equipo recibió la llamada de socorro, la pasada madrugada a las cinco: "Sabíamos que teníamos que dar con siete personas. A las siete y media de la mañana ya estábamos en la zona, que es el mayor complejo subterráneo del sur de Francia, con 120 kilómetros de cuevas intercomunicadas para un total de 55 entradas diferentes conectadas entre sí. Para acceder a este tipo de cavidades se precisa un buen nivel técnico, y nos ha parecido que los rescatados lo tenían".

Su apreciación contrasta con las opiniones del presidente de la Federación Catalana de Espeleología, Hilari Moreno, quien ha calificado esta mañana de "irresponsabilidad enorme haber realizado una travesía de estas dimensiones sabiendo que llevaba tres días lloviendo en la zona".

Según Bernard Tourte, fueron dos los grupos que se adentraron en las cavidades: "Querían permanecer no más de seis horas en el interior y habían quedado en encontrarse en una sima, a la que llegó primero uno de los grupos, que se dispuso a esperar. Pero estaban cansados y tenían mucho frío, así que decidieron salir a la superficie. Cuando llegó el segundo grupo, decidió esperar sin saber que el otro ya se había marchado, pero tras aguardar mucho tiempo decidieron salir a la superficie, aunque desestimando el camino por el que habían llegado. Mientras, la lluvia había aumentado el caudal interno de las cavidades. En un punto, decidieron no exponerse y esperar a que el rescate los condujese al exterior".

A las nueve de la mañana, el operativo de socorro, dividido en varios grupos, ya había localizado a los siete espeleólogos en apuros, a 180 metros de la superficie, en la "sima 1.000". Tourte asegura que enseguida han comprobado que todos "estaban más o menos bien y podían valerse por sí mismos, con lo que después de hidratarles y alimentarles, solo ha hecho falta acompañarles hasta la salida más próxima. La nieve en el exterior ha dificultado un tanto la localización de las entradas, pero en conjunto ha sido un rescate sencillo", explica.

¿Hubieran sido capaces de escapar los siete espeleólogos atrapados por sí mismos? Bernard Tourte no le considera imposible: "El problema es que con la crecida de las aguas el recorrido se complica. De tener provisiones de comida y de luz, es posible que con mucho tiempo y esfuerzo hubiesen salido por su propio pie, aunque les hubiera costado".

Mucho más crítico, Hilari Moreno afirma que los espeleólogos que estaban realizando la travesía estudian para convertirse en Técnicos Deportivos de Espeleología (especialidad que se imparte en la Pobla de Segur) y estaban siendo tutelados por dos profesores "que les evaluaban para obtener el nivel 2 en Espeleología, una titulación con la que pueden empezar a dar formación a otras personas". El presidente de la federación asegura que los profesores, de los cuales asegura desconocer la identidad, cometieron una negligencia: "Primero, por el grupo tan grande de personas que se ha introducido en la travesía y después, por las características climatológicas de la zona y por el hecho de que son personas hiperpreparadas, pero en un proceso de formación".

El real decreto de educación que regula estas enseñanzas fija en su Anexo V el ratio profesor-alumno en 1/6 para la asignatura de perfeccionamiento técnico de la espeleología, con lo cual, al menos en lo referido al grupo rescatado, en el que figuraba un profesor, no existiría infracción alguna. Hasta la fecha no ha sido posible confirmar en el centro de formaciones deportivas de la Pobla de Segur la procedencia exacta de los rescatados.

Más información