Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Detenida una mujer por apuñalar a su hija de 10 meses en Utrera

La menor ha sido trasladada al hospital Virgen del Rocío de Sevilla, con pronóstico reservado

Una mujer norteamericana de 35 años ha sido detenida la mañana de este miércoles por presuntamente apuñalar a su hija de 10 meses en la localidad sevillana de Utrera. La menor ha sido trasladada al hospital Virgen del Rocío de Sevilla, donde permanece ingresada con pronóstico reservado. Su madre está siendo tratada en el área de psiquiatría del mismo centro sanitario, que ha remitido sendos partes médicos al juzgado después de que los agentes hayan abierto una investigación judicial.

La Guardia Civil ha procedido a su arresto tras recibir la llamada de varios vecinos de la localidad, que alertaron de que había una mujer desnuda en la calle "insultando, amenazando, gritando en inglés kill (matar) e intentando agredir a los vecinos", apuntan fuentes de la Guardia Civil. "Al ir a controlar la situación, los agentes acompañaron a la señora a su domicilio para que se vistiera y con la sospecha de que ella hubiese sido víctima de una agresión. Mientras que los agentes esperaban en la habitación de abajo de la casa, escucharon los llantos de un bebé en la planta de arriba, por lo que subieron inmediatamente", añaden.

En el lugar de los hechos, los agentes encontraron a la menor herida y el cuchillo con el que supuestamente se han causado las agresiones, cuya autoría ha sido reconocida por la mujer. "Pero no se puede aún dilucidar si las cuchilladas estaban antes de que la mujer saliera de la casa o se produjeron durante el tiempo en el que ella subió a vestirse", aclaran desde la Guardia Civil. Posteriormente, los agentes procedieron a tapar las heridas y la menor fue trasladada en ambulancia a un centro de salud y de allí al hospital.

El portavoz del Gobierno municipal, Francisco Campanario, ha indicado que el pueblo está "consternado" con la noticia. Campanario ha informado de que no hay constancia de otros problemas anteriores con esta familia y de que no parece que existieran síntomas de abandono en la menor, cuya recuperación espera que se produzca en breve y "sin secuelas". La mujer, que reside en Utrera, está casada con un militar norteamericano que trabaja en la base de Morón de la Frontera, informa la Guardia Civil.

Más información