Selecciona Edición
Iniciar sesión

Los presos de ETA aseguran que “ni se arrepentirán ni delatarán”

En una carta afirman que no cederán y que protestarán en las cárceles para denunciar la situación de los reclusos enfermos

Los presos de ETA agrupados en el colectivo EPPK han advertido este martes de que "no se arrepentirán" ni "denunciarán" a sus compañeros, tal y como se les está solicitando desde Instituciones Penitenciarias, para avanzar en medidas de reinserción. Los presos, en un comunicado remitido a los diarios Gara y Berria, han anunciado también que llevarán a cabo actos de protesta en las cárceles entre los días 15 y 20 de febrero para denunciar la situación de los reclusos gravemente enfermos.

Los presos admiten disensiones en su seno a la hora de poner en valor la demanda de la izquierda abertzale de buscar un acuerdo más amplio que, a través del reconocimiento del daño causado, pueda abrir la puerta a un cambio sustancial en la política penitenciaria y el acercamiento de los presos. Sin embargo, aunque sin citar a ninguna persona ni siglas, critican a los agentes políticos que "en otras etapas se mostraban favorables a la solución y ahora han variado su actitud y priorizan sus intereses particulares". En el avance de la carta, que muestran estos diarios, los presos advierten a estos agentes de que "pierdan la esperanza", porque no están dispuestos a ceder.

"Poniendo como ejemplo el triste camino de algunos de nuestros excompañeros, se nos pide que nos arrepintamos. Sabiendo que no nos arrepentiremos, se nos pide que denunciemos a nuestros miembros. Sabiendo que no los vamos a delatar, nos incitan a que digamos lo que no creemos, sabiendo que no vamos a hacer nada de eso. Eso tiene un solo nombre: la propia injusticia", sostienen los reclusos de ETA.

El pasado 13 de enero, 35 miembros de la reconstruida Batasuna, el Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) y Acción Nacionalista Vasca (ANV) alcanzaron una acuerdo con la fiscalía de la Audiencia Nacional, la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) y Dignidad y Justicia (DyJ) en el que se comprometieron a renunciar a la violencia y a reparar el sufrimiento de las víctimas a cambio de eludir la cárcel. Los procesados, para los que se pedían hasta diez años de prisión, reconocieron haber sido “instrumentalizados” por ETA y aceptaron condenas que oscilan entre un año y medio y dos años de cárcel por pertenencia a banda terrorista. Apenas unas horas después la izquierda abertzale aventuró que era un camino que podían seguir los presos para lograr acabar con el inmovilismo del Gobierno en materia penitenciaria.

En la carta publicada este martes, los reclusos, a falta de conocer la integridad del documento,  echan un jarro de agua fría a esa posibilidad. Respecto a las disensiones en el entorno de los presos, protagonizadas por colectivos como ATA, el EPPK sostiene que el colectivo "es plural" y se sitúa dentro de la izquierda abertzale, aunque cada uno de sus miembros "tenga su opinión sobre la actividad y los actos de la izquierda abertzale". En este comunicado, los presos insisten en exigir su traslado a cárceles del País Vasco, lo que "supondría un paso de gigante en el camino para la paz y libertad", al tiempo que critican a España y Francia por "perpetuar" el conflicto. También explican que "palabras bonitas" como "memoria, autocrítica, convivencia y paz" aparecen "en boca de los políticos" que pretenden ponerlas "como peaje o aduana para avanzar sinceramente en la solución" y que "pervierten sus leyes para sus intereses".