Toxo y Méndez escenifican con Iglesias su apoyo a un “Gobierno de cambio”

El líder de Podemos se muestra "muy optimista" y confía en que "más temprano que tarde" habrá acuerdo con el PSOE

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha escenificado este martes con los secretarios generales de Comisiones Obreras (CC OO) y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, su apuesta por un Ejecutivo de coalición con el PSOE e IU. Los dos dirigentes sindicales han afirmado tras reunirse con Iglesias en el Congreso de los Diputados que apoyan la conformación de "un Gobierno de cambio", aunque han evitado pronunciarse sobre el hecho de que Podemos aún no quiera empezar las negociaciones mientras el líder socialista, Pedro Sánchez, explore vías de entendimiento también con Ciudadanos.  

"El Gobierno que espero surja de estas negociaciones debe recoger este sentir amplio de cambio para poner fin a la gestión ultraliberal", ha afirmado Toxo, mientras que Méndez ha puesto el acento en las que considera como prioridades de la legislatura. Es decir, bienestar social antes que estabilidad política. "Ahora estamos en otra lógica y habrá que sobreponer la estabilidad social a la estabilidad política", ha opinado.

Iglesias se ha mostrado, por su parte, "muy optimista" con respecto a la posibilidad de que finalmente la propuesta de Gobierno de coalición que avanzó hace casi tres semanas pueda prosperar. "Más temprano que tarde", en su opinión, el secretario general del PSOE se decidirá por avanzar en el diálogo con Podemos, dejando de un lado al partido de Albert Rivera.

Además, Iglesias ha afirmado que ayer intercambió unos mensajes telefónicos con Sánchez y, aunque no llegaron a mantener finalmente una conversación por cuestiones que ha calificado de "agenda familiar", quedaron en hablar en los próximos días. "Estoy convencido de que en las próximas horas, en los próximos días, esa conversación se producirá y eso es algo bueno", ha agregado el líder de Podemos, quien ayer, tras conocer el documento que el PSOE envió a los demás partidos para negociar la investidura de Sánchez, vio "más fácil" la hipótesis de un acuerdo. Ese borrador refleja coincidencias con el programa de Podemos en lo que respecta la agenda social, aunque también discrepancias, sobre todo en relación con la cuestión territorial.