Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN

Cábalas

En este mapa electoral, hay tres fuerzas con un cierto grado de coherencia ideológica: PP, PSOE y C’s

Busco en el diccionario de la RAE el significado exacto de cábala. Acepción primera: conjetura, suposición. Hay dos más ligadas a la tradición filosófica judía. Después: “Cálculo supersticioso para adivinar algo”. Por último: “Intriga, maquinación”. Si les parece, utilicemos estos términos para averiguar las posibilidades de que se forme Gobierno. Es decir, hagamos cábalas.

Partamos de un premisa: para formar un Gobierno con un cierto grado de eficacia y solidez hay que tener en cuenta dos ejes, la aritmética parlamentaria y la coherencia ideológica. Si una de las dos falla, sea cual sea, el resultado será un ejecutivo débil e ineficiente. Habrá Gobierno, pero no habrá buena acción de gobierno y, por tanto, se generará descontento y se perjudicará al conjunto del país. A la larga, también los partidos saldrán desprestigiados. Sentada esta premisa: ¿qué posibilidades hay? Veamos.

Nos encontramos con cuatro fuerzas, en mayor o menor medida, decisivas: PP, PSOE, Podemos y C’s. En total suman 322 diputados de un total de 350. Siguiendo el orden enumerado, se corresponden con las ideologías conservadora, socialdemócrata, populista de izquierdas y liberal, las más representativas del Parlamento Europeo, a excepción del populismo de derechas inexistente en España.

En este mapa electoral, hay tres fuerzas con un cierto grado de coherencia ideológica: PP, PSOE y C’s. Sus grupos parlamentarios suelen votan conjuntamente en el Parlamento Europeo, no así el grupo en el que se encuadra Podemos. Por tanto, aplicando la aritmética y la coherencia, sólo suman una mayoría absoluta PP y PSOE (213), la llamada gran coalición. Por el contrario, PSOE y Podemos, ni suman ni son coherentes entre sí. Para sumar deberían aliarse con C’s (incompatible sustancialmente con Podemos) y con pequeños grupos nacionalistas, más los dos diputados de IU. Con seguridad, gobiernos débiles e ineficaces.

Por tanto, por más vueltas que le demos al asunto, el campo de posibilidades está acotado. O se opta por un gobierno del PP o del PSOE con la abstención previamente acordada del otro, o se forma una improbable gran coalición o, tercero, para aumentar la fuerza y coherencia del futuro gobierno, se establece un pacto, parlamentario o de gobierno, entre PP, PSOE y C’s. Buscar otra salida es marear la perdiz. Porque, en último lugar, queda la solución de ir a unas nuevas elecciones que, con la que está cayendo a nivel económico internacional y con la secesión de Cataluña al acecho, no interesa ni a España en su conjunto, ni a los mismos partidos, inseguros hoy de sus futuros resultados electorales.

Por tanto, creo que de alguna manera se investirá a un Presidente del Gobierno. Pero esto son cábalas, conjeturas, suposiciones, cálculos formulados en medio de muchas intrigas y maquinaciones.