Selecciona Edición
Iniciar sesión

El exmarido de Lucía Garrido declara por un doble homicidio en Málaga

El supuesto inductor del crimen de su exesposa alega defensa propia en la muerte de otras dos personas

Lucía Garrido y Manuel Alonso, presunto inductor de su asesinato. Vídeo: ATLAS

Manuel Alonso, supuesto inductor en 2008 del crimen de su exesposa, Lucía Garrido, un caso que la Guardia Civil empieza a desenmarañar casi ocho después y en el que ha sido detenido un exagente, ha declarado este martes como investigado —antes imputado— por el homicidio de dos ciudadanos de nacionalidad colombiana en 2009 en su finca de Alhaurín de la Torre (Málaga). Se trata del mismo escenario en el que fue asesinada su expareja. Este caso fue inicialmente archivado y reabierto a mediados de 2015. En su citación ante el Juzgado de Instrucción 10 de Málaga, Alonso ha vuelto a decir lo que ya dijo entonces: que se topó con dos intrusos encapuchados y utilizó su escopeta en defensa propia cuando uno de ellos le disparó.

Los casos judiciales alrededor de este hombre son complejos y conducen a supuestas irregularidades relacionadas con miembros de la Guardia Civil. Por el asesinato de Lucía Garrido, en el que él está investigado como supuesto inductor, dos personas han sido detenidas en las dos últimas semanas y han ingresado en prisión, una de ellas, un exagente que en 2008 estaba destinado en el puesto del municipio de Coín. El cadáver de la mujer fue encontrado flotando en la piscina de su casa, una finca rural llamada Los Naranjos, en la que el exmarido regentaba un negocio de recogida de animales.

Alonso, al que su exesposa había denunciado por amenazas y supuestos malos tratos, fue inicialmente imputado por este crimen, pero presentó varias pruebas que lo situaban ese día a kilómetros de distancia y fue exculpado. El empeño de la familia de la víctima y de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) logró, con el apoyo de la fiscalía, que se reabriera el caso y que fuera imputado de nuevo por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 1 de Málaga. Cuando declaró por segunda vez por estos hechos, Alonso volvió a negar su participación en el crimen.

Por segunda vez ha declarado también este martes por la muerte de los dos ciudadanos colombianos, ocurrida en su finca en abril de 2009. Ha vuelto a decir lo mismo que la primera vez, según su abogado, que ha precisado que no se ha adoptado ninguna medida cautelar. Esa noche, según su versión, escuchó a los perros ladrar y, como tres días antes habían entrado en su casa y habían envenenado a algunos de sus perros, cogió la escopeta y salió a ver qué pasaba. Se topó con los dos intrusos, encapuchados, y cuando uno de ellos le disparó, él respondió utilizando su escopeta. Los dos hombres murieron.

Una supuesta "connivencia"

Manuel Alonso fue detenido en 2010 en una operación contra el narcotráfico en la que también fue arrestado el teniente de la Guardia Civil que dirigió las primeras pesquisas sobre el crimen de Lucía Garrido. Por eso la familia de la víctima pidió que se investigara si existía "connivencia" entre este hombre y el instituto armado.

Este caso por tráfico de drogas (conocido como EDOA por la implicación del que fuera jefe del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidroga de la Guardia Civil en Málaga) se juzga desde hace meses en la Audiencia Provincial y mañana miércoles se adentra en la fase final con la lectura de las conclusiones y de los informes. Alonso se enfrenta a una petición fiscal de cuatro años de cárcel.

La investigación de los tres crímenes ocurridos en la finca de Alhaurín de la Torre, el de Lucía Garrido y el de los dos ciudadanos colombianos, está a cargo del Servicio de Asuntos Internos (SAI) de la Guardia Civil, aunque se instruyen en dos juzgados distintos. Hay otro procedimiento que salpica a Manuel Alonso y a otros miembros del Seprona del instituto armado por presuntas corruptelas, que dirige el Juzgado de Instrucción 4 de Málaga.

Más información