Selecciona Edición
Iniciar sesión

80 años unidos por aire con Cuba

Sevilla conmemora el aniversario del primer vuelo entre Camagüey y España

España tiene también sus gestas en aviación. Hace 80 años, cuando volar era una aventura y una necesidad para crear puentes entre continentes, Sevilla fue epicentro de una incipiente industria aeronáutica que hoy es clave. Sin GPS ni ordenadores a bordo, dos tripulaciones unieron Cuba y España, abriendo la puerta a una vía aérea fundamental para Europa y América. Primero fueron Mariano Barberán y Joaquín Collar, quienes volaron, en junio de 1933, desde Sevilla a Camagüey y consolidaron la ruta del Atlántico central, la más larga realizada hasta entonces. La respuesta llegó en 1936, cuando Antonio Menéndez Peláez devolvió la gesta con un vuelo en sentido contrario que recorrió 14.500 kilómetros.

A las cinco y veinte minutos de la tarde del 14 de febrero de hace 80 años, el piloto hispano-cubano tomó tierra con el aeroplano 4 de Septiembre en el aeródromo sevillano de Tablada.

El vuelo, que inicialmente se planificó en cuatro etapas, tuvo que hacer frente a averías, tormentas sobre el Atlántico y de arena en el Sáhara así como a los daños causados por nueve tomas en pistas que no reunían las condiciones necesarias.

Pero Menéndez Peláez no desistió y llegó a Sevilla tras modificar varias veces la ruta. Había comenzado la aventura en solitario el 12 de enero, sorteado numerosas adversidades y sumado a su libro de vuelo 72 horas y miles de kilómetros.

Miles de Sevillanos, al igual que sucedió con los cubanos en el primer vuelo a Camagüey, salieron a recibir al piloto como un héroe. La senda estaba abierta.

Con motivo del 80 aniversario de este vuelo, el Ejército del Aire, la Asociación Amigos de Tablada y el Club Aeronáutico de Andalucía organizan en Sevilla varios actos de conmemoración abiertos al público, entre ellos una conferencia del historiador aeronáutico cubano Carlos Concepción Puentes (11 de febrero a las ocho de la tarde en el Círculo de Labradores) y un homenaje en el monumento dedicado a los grandes vuelos históricos del acuartelamiento aéreo de Tablada (14 de febrero a las once de la mañana).

El primer vuelo

El primer vuelo se hizo tres años antes con un avión Breguet XIX Superbidón que partió de Tablada (Sevilla) con destino a La Habana el 10 de junio de 1933. La nave cruzó entonces el Atlántico por su parte más ancha en un trayecto que duró casi 40 horas, pero la escasez de combustible lo hizo aterrizar en la provincia de Camagüey, a unos 570 kilómetros al este de la capital cubana. Tras una semana de agasajos en la isla, los dos tripulantes despegaron hacia México en lo que sería la última etapa del viaje, pero la nave desapareció y su suerte todavía es un misterio sobre el que se han levantado no pocas hipótesis.