Selecciona Edición
Iniciar sesión

Las fracturas fuerzan a Podemos a cambiar cuatro cúpulas territorales

El partido elegirá nuevas direcciones en Euskadi, La Rioja, Galicia y Cantabria

ampliar foto
El secretario de Organización de Podemos, Sergio Pascual.

Las fracturas internas de Podemos y las pugnas por el poder territorial han forzado a la cúpula del partido a renovar las direcciones en cuatro comunidades autónomas. La formación de Pablo Iglesias ha dado el primer paso para imponerse ante el conflicto en Euskadi, donde ya están convocadas unas primarias que culminarán en marzo, al igual que en La Rioja. También declaró disueltas las ejecutivas en Galicia y en Cantabria, en las que confiará la transición a una gestora. El partido ha aplazado la decisión sobre su crisis en Cataluña.

El consejo de coordinación de Podemos, máximo órgano de dirección del partido, resolvió el pasado lunes encarar de una tacada sus mayores frentes territoriales, con la excepción del catalán. Se trata de crisis de distinta índole y calado, pero todas reflejan disputas internas y disparidad de criterio sobre la estrategia o el proyecto. El secretario de Organización, Sergio Pascual, comunicó este martes el calendario de primarias para elegir a los órganos del partido en Euskadi, donde desde hace meses no existía una estructura y la formación dependía de un “equipo técnico” nombrado por el núcleo duro de Iglesias. Los choques por la confección de las listas de candidatos a las elecciones generales en el País Vasco provocaron en noviembre la dimisión de su líder autonómico, Roberto Uriarte, y de 19 miembros del consejo ciudadano. En esta comunidad, el partido de Iglesias fue la fuerza más votada el 20-D y necesita ahora apuntalarse con vistas a las autonómicas previstas para el próximo otoño.

Las discrepancias internas no eran un secreto tampoco en Galicia, otra comunidad que afronta comicios autonómicos en 2016. Tras las elecciones generales, estalló un conflicto entre el dirigente territorial de Podemos, Breogán RioBóo, y la dirección nacional, lo que provocó una cascada de dimisiones en la ejecutiva gallega. Pascual aseguró que el relevo al frente de la formación en esa región se acometerá “a la mayor brevedad” por la proximidad de las elecciones. No obstante, rechazó que estas crisis reflejen “debilidad” orgánica del partido, y destacó la “respuesta rápida” para tratar de superarlas.

La estructura de Podemos en La Rioja se encuentra también en una situación de interinidad desde abril, cuando la comisión de garantías detectó un caso de fraude en las primarias de la candidatura autonómica. El proceso para presentarse a las elecciones internas comienza, al igual que en Euskadi, el domingo que viene y terminará el 8 de marzo con la proclamación de los resultados.

En Cantabria la crisis se halla en otra fase. Podemos ha decidido proceder a la disolución de su ejecutiva ante la pérdida de apoyos internos. La formación renovará su dirección porque así lo ha solicitado el líder autonómico, José Ramón Blanco, quien en las últimas semanas perdió la confianza de la ejecutiva territorial y fue destituido como jefe del grupo parlamentario del partido en la Cámara regional.

Pendientes de Cataluña

Con todo, queda aún pendiente la renovación de Podem en Cataluña, donde la formación carece de liderazgo desde la dimisión de Gemma Ubasart en octubre. El escenario catalán es más complejo para Pablo Iglesias, puesto que a finales de enero Ada Colau, alcaldesa de Barcelona y principal impulsora de la marca En Comú Podem, anunció la creación de un partido al margen de la estructura de Podemos.

Los dirigentes de la formación se encuentran ahora inmersos en un debate sobre su futuro en esa comunidad, estudiando la fórmula para mantener su identidad sin renunciar a participar en el proyecto político de Colau. Íñigo Errejón aseguró que Podemos será “fundamental” en ese espacio, como lo fue para el éxito de la candidatura En Comú Podem.