Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Pedro Sánchez se reunirá el miércoles con los líderes sindicales

Méndez y Toxo reclaman derogar la reforma laboral y medidas contra el paro y la exclusión

El secretario general del PSOE y aspirante a formar Gobierno, Pedro Sánchez, se verá el miércoles con los líderes de los sindicatos Comisiones Obreras (CC OO) y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, para recabar su opinión. La reunión, previa a la que tiene prevista con Mariano Rajoy, que aún no termina de cerrarse, se celebrará en el Congreso de los Diputados y forma parte de la ronda que ha diseñado con las organizaciones sociales de forma paralela a la que desarrolla con los partidos políticos. Sánchez también tiene planeado, dentro de estos contactos, verse con los presidentes de las patronales CEOE y Cepyme, Juan Rosell y Antonio Garamendi, respectivamente.

Sánchez ha estimado que los agentes sociales pueden aportar muchas ideas a su programa de Gobierno y estos, que quieren recuperar el protagonismo en la vida política y económica, tendrán la oportunidad de exigir al próximo jefe del Ejecutivo, si Sánchez logra su investidura, que reconozca su peso como interlocutores clave para el desarrollo de nuevas reformas. Precisamente, hace poco decidieron elaborar un documento conjunto con la intención de trasladar las propuestas que sirvan para garantizar el crecimiento económico y la estabilidad política.

Patronal y sindicatos, a los que legitima la experiencia de pactos sociales que han fraguado mediante el diálogo, entienden que existen lugares comunes y preocupaciones compartidas sobre las que presionar a un futuro Gobierno. Sin embargo, es previsible que Méndez y Toxo reclamen a Sánchez, como una de las actuaciones urgentes, la derogación de la reforma laboral aprobada por el Gobierno del PP, algo que no es compartido por la patronal. En opinión de los sindicatos, la reforma laboral, cuya derogación figura en el programa socialista difundido este lunes, ha dado lugar a la pérdida de derechos y a la precariedad laboral. No obstante, la patronal sí se muestra proclive a mejorar aspectos de la reforma que están cuestionados por los tribunales.

Los líderes sindicales parten de la realidad de que el resultado de las elecciones pide el cambio: frente a siete millones de personas que han votado al PP y, por tanto, respaldado la política del Ejecutivo de Rajoy hay otros 15 millones —el resto de fuerzas, excluyendo las independentistas— que piensan lo contrario. En este sentido, el documento, que se encuentra en fase muy avanzada de elaboración por parte del grupo de trabajo que se creó, recogerá propuestas para luchar contra el paro, la desigualdad y la exclusión social, así como revisar el Salario Mínimo Interprofesional y reforzar la Negociación Colectiva. La CEOE ha asumido la tesis de los sindicatos de que ello ayudaría a recuperar el consumo y, por tanto, a impulsar la recuperación económica.

Los sindicatos parten de que 15 millones de españoles votaron el cambio de política

Patronal y sindicatos también están de acuerdo en priorizar el crecimiento económico como arma para cumplir con el déficit. Para ello, plantean un nuevo contrato con la Unión Europea. Los agentes sociales han levantado la voz de alarma por la evolución que ha tenido la deuda pública desde 2007, cuando estaba en el 37% del PIB, y los últimos años, en los que ha superado el 100%.

Otro punto de acuerdo es la reforma de la Constitución, que serviría como base para defender la unidad de España y subrayar la oposición a los movimientos independentistas, el reparto territorial y la ley electoral. En este punto, los agentes sociales y Sánchez podrán debatir intensamente sobre la postura discrepante sobre el derecho a decidir de Podemos, uno de los grupos con los que negocia la formación de Gobierno.

Además, los secretarios generales de CC OO y UGT entienden que se pueden abordar actuaciones para mejorar la recaudación fiscal y reducir el fraude que existe en este sector, sobre todo en la lucha contra la economía sumergida. Comparten también la necesidad de abordar pactos para mejorar el sistema educativo y defender la sanidad pública.