Selecciona Edición
Iniciar sesión

El PP asegura que Bonig “tiene el apoyo de la dirección nacional”

El partido retira a Rita Barberá una comisión del Senado y pide que dé explicaciones

El vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, este lunes. Sergio Barrenechea EFE

El PP hace malabarismos con la presión sobre Rita Barberá por el escándalo de corrupción en la Comunidad Valenciana, que ha ocupado buena parte del comité de dirección presidido este lunes por Mariano Rajoy. El portavoz de los populares, Pablo Casado, ha asegurado que "lo más conveniente" es que la exalcaldesa de Valencia dé "un paso atrás" y deje de presidir la comisión constitucional en el Senado. Es el partido el que propone esos cargos, pero Casado no ha querido presentar esa decisión como una imposición de Génova. Tampoco ha aclarado por qué si creen que Barberá no es la persona adecuada en estos momentos para presidir dicha comisión, sí lo es para continuar en la Cámara.

"Creo que es bueno que dé explicaciones públicas. Para ella y para todos, para que no haya ninguna posibilidad de que se sigan mezclando los casos [de corrupción] con las negociaciones [para formar Gobierno]", ha asegurado Casado sobre Barberá.

Preguntado por si les preocupa que la persona encargada de regenerar el partido en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, haya pedido donaciones a cargos públicos a altos cargos, como revela EL PAÍS, Casado ha asegurado que no ve irregularidad alguna en su conducta y que Bonig "tiene el apoyo de la dirección nacional".

El PP será "contundente" con los corruptos, ha insistido Casado, porque ha hecho "muchísimo daño" al partido. "Nos parece repugnante. Los que más hartos estamos de la corrupción, de todos los españoles, somos nosotros. Porque nosotros somos los que estamos dando la cara por un partido que algún sinvergüenza está mancillando. Pero aquí no se va a escapar a nadie, ni una".

Bonig "tendrá que aclarar" las donaciones

El ministro de Sanidad en funciones y presidente del Partido Popular (PP) vasco, Alfonso Alonso, ha asegurado este lunes que la presidenta de la formación en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, "tendrá que aclarar" la presunta utilización de su puesto anterior para pedir donaciones al partido. Alonso ha asegurado, además, que no cree que Barberá vaya a tener un papel relevante en el futuro de los populares, aunque no ha aclarado si piensa que debería entregar su acta de senadora. En todo caso, el ministro ha argumentado que el PP ha abordado lo ocurrido con esta nueva presunta trama de corrupción "con extraordinaria contundencia y rapidez".

En una rueda de prensa celebrada en Vitoria, Alonso se ha referido a la situación del PP de Valencia, donde más de 30 concejales, exconcejales y cargos de confianza están siendo investigados por un presunto delito de blanqueo de capitales, que se habría llevado a cabo mediante aportaciones al partido que, supuestamente, eran reintegradas con dinero negro a quienes las hacían.

El ministro de Sanidad en funciones ha respondido a una pregunta acerca de las informaciones, adelantadas por EL PAÍS, que apuntan a que la actual presidenta del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, utilizó su puesto anterior en el Gobierno valenciano para pedir donaciones al partido a los altos cargos de la Consejería de Infraestructuras, de la que era la máxima responsable. "Lo tendrá que aclarar ella. Yo no tengo ni idea", ha manifestado Alonso. El presidente del PP vasco ha rechazado "juzgar" este asunto porque es "competencia" de los tribunales de justicia.

La diputada provincial de Esquerra Unida Rosa Pérez Garijo, que denunció esta trama de corrupción en el PP valenciano, ha afirmado que no le sorprende el modus operandi de Isabel Bonig durante su etapa como consejera de Infraestructuras, dado que "en el PP la confusión entre partido y administración ha sido constante". "Es intolerable. Se trata de que ella misma ordenó la recaudación de donativos entre el personal de la Consejería cuando era la máxima responsable".