García-Page pacta con Podemos los presupuestos de Castilla-La Mancha

El presidente manchego es contrario al acuerdo a nivel nacional con Pablo Iglesias mientras apoye el referéndum en Cataluña

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha anunciado este lunes que ha alcanzado un pacto con Podemos para la aprobación de los presupuestos de la Comunidad. El líder socialista ha logrado el apoyo pese a haber sido uno de los principales críticos frente a un acuerdo de Gobierno con la formación de Pablo Iglesias a nivel nacional. Page llegó a decir que prefería pactar con Rivera antes que con Iglesias, y hace poco más de un mes afirmó que las propuestas de Podemos eran "inasumibles" y "absolutamente incompatibles" con el ideario del PSOE por "poner en solfa la unidad de España y el sistema democrático de representación".

El líder socialista ha reconocido que "este no es el presupuesto que haría el PSOE en solitario", aunque no ha especificado en qué habrían cambiado las cuentas sin la intervención de Podemos. García-Page ha hecho también una lectura nacional del acuerdo dejando entrever que son más factibles los acuerdos con la dirección de Podemos en Castilla-La Mancha que con Pablo Iglesias: "Hoy damos buen ejemplo en España de que se pueden cambiar las cosas de raíz sin romper nada". El secretario general de Podemos en la región, José García Molina, ha dicho que su partido ha sido el orientador de las medidas a tomar: "En estos presupuestos Podemos ha jugado el papel de recordar hacia donde teníamos que ir".

El acuerdo presupuestario entre PSOE y Podemos, que ya apoyó la investidura de Page, se basa en cuatro ejes, sanidad, educación, servicios públicos y políticas de emergencia ciudadana. El pacto incluye la recuperación de 6.600 plazas de empleo público a lo largo de la legislatura, 1.655 de ellas en 2016, la presentación de una proposición no de ley para pedir al Gobierno de España que suspenda el Concordato con el Vaticano que obliga a financiar con dinero público los servicios religiosos católicos en la sanidad pública o el compromiso de reducir progresivamente las subvenciones a la enseñanza concertada.

Page ha calificado las cuentas regionales como "un presupuesto radical en pro de la igualdad" y mejores de lo que habría esperado medio año atrás: "Si me dicen hace seis meses que íbamos a poder presentar un presupuesto tan bueno como este no me lo hubiera creído".

Más información