‘Rambo’ y ‘Crimen y castigo’, para defender a los titiriteros encarcelados

Los imputados, que explican en su recurso que muchas otras obras contienen "escenas violentas", alegan que avisaron a los padres de su contenido antes de empezar

ampliar foto
Pancarta desplegada durante los títeres.

Los abogados de los titiriteros encarcelados por la Audiencia Nacional, acusados de enaltecimiento de terrorismo, han presentado este lunes un recurso donde rechazan los delitos imputados por la fiscalía. Los letrados han explicado que no responde "a las reglas de la lógica" deducir que se está apoyando a una banda terrorista a raíz de la escena en la que se muestra el cartel con el lema Gora Alka-ETA. "Tan grave imputación requeriría un análisis algo más profundo respecto del papel que la referida pancarta juega en la obra de teatro", ha apostillado la defensa en su escrito, donde ha insistido en la "importancia del contexto" en el que se expuso dicho rótulo. Y donde recuerda que numerosas creaciones artísticas incluyen escenas violentas: como el libro Crimen y castigo, de Dostoyevsky, y la "prosaica" serie de películas de Rambo.

Según el comunicado difundido por los abogados de los titiriteros, que recoge los argumentos utilizados en el recurso, uno de los personajes de la obra utiliza este cartel para intentar incriminar a la bruja en un delito de terrorismo. "Don Cristóbal, un policía corrupto, instala en la vivienda de la misma determinados objetos incriminatorios. Entre ellos, se encuentra la referida pancarta, alusiva a un grupo terrorista ficticio e inexistente. Pero que sería reconocido como tal por el público al venir su nombre conformado por parte del nombre dos organizaciones terroristas sobradamente conocidas, como son ETA y AL-QAEDA", detallan los letrados, que añaden que dicho títere también deja otros objetos, como la "albóndiga-bomba".

Además de estos argumentos, los abogados también hacen hincapié en su recurso en que los dos imputados negaron "en todo momento" que la obra se dirigiera a un público infantil o que, en su caso, hayan ocultado ese extremo a la empresa encargada de la programación. "De hecho, puede observarse en la web de la propia compañía teatral que no está dentro de las catalogadas como Espectáculos Infantiles, sino en la única otra categoría, denominada Teatro Popular", explican los letrados. Estos, a su vez, remachan que los dos titiriteros informaron al público, antes de que empezara la representación, de que esta contenía "escenas violentas". "Por si entendían [que el contenido] era inadecuado para sus hijos", reza el comunicado.

"Es una sátira humorística"

En ningún caso, apostillan los abogados, los dos encarcelados quisieron "incitar al odio, la violencia o la discriminación" con su representación. Los acusados consideran la obra una "sátira humorística", representada con motivo del Carnaval. "Y, por tanto, desde ese prisma, ha de ser interpretada como un ejercicio de humor, que puede resultar provocativo o hiriente, pero informado por el animus jocandi propio de estas fiestas", argumenta la defensa, que recurre a los atentados de París para explicar cómo esta actuación se encuentra amparada por la libertad de expresión.

"Paradójicamente, la misma democracia que gritaba conmocionada Je suis Charlie Hebdo y reclamaba el derecho a satirizar; ahora pone en marcha su maquinaria procesal, e imputa y ordena el ingreso en prisión provisional de unos autores que realizan una sátira humorística, en plenos Carnavales, sobre la propia sociedad en la que viven", reza el comunicado difundido este lunes. Un escrito donde se incide, paralelamente, que la representación en una obra artística de escenas violentas —los títeres escenificaba un apuñalamiento a un juez y una violación— no es "condición necesaria y suficiente" para la imputación de estos delitos. "Lógicamente, lo contrario, hubiera determinado el enjuiciamiento de la inmensa mayoría de los creadores de este país", concluyen.

Para ahondar en este último argumento, los abogados enumeran una serie de obras artísticas donde aparecen escenas violentas similares. Entre otras, citan el poema sobre El rapto de Lucrecia de Shakespeare, donde "aparecen tales actos de violencia de naturaleza sexual". Y, sobre el asesinato de un juez, "éste podría encontrarse en la película italiana ¿Por qué se asesina a un Magistrado?”, destacan los abogados.

Más información