La Moncloa duda de si Rajoy debe ir a ver a Sánchez al Congreso

Los colaboradores del presidente en funciones entienden que sería "raro" que Rajoy realizase ahora esa concesión después del trato recibido en estas semanas

La llamada se producirá en cualquier momento pero la decisión no está tomada. El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, al haber recibido del Rey “el encargo constitucional”, como repite, de tratar de forjar una mayoría parlamentaria, quiere entrevistarse con el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para comunicárselo personalmente.

Pero no hay nada decidido, entre otras razones, porque Mariano Rajoy no ha dicho la última palabra aunque el sábado, en Barcelona y ante la junta directiva del PP, dio a entender que sí tiene pensado acudir a encontrarse con Pedro Sánchez si el líder del PSOE le llama como ha prometido esta semana. "Ahora parece que sí que quiere algo: le atenderé como se merece", dijo provocando las risas del auditorio. Fue tras señalar que durante estos 50 días desde las elecciones del 20-D le ha ofrecido hablar, encontrarse y charlar sobre su oferta de la gran coalición de amplia base parlamentaria con Ciudadanos y no ha obtenido ninguna respuesta.

En su equipo aseguran que Rajoy ha llamado incluso a Sánchez varias veces y que el dirigente socialista no le ha devuelto las llamadas. También llevan cuantificados el número de veces que le ha pedido públicamente, en mítines y actos de partido o encuentros con la prensa, tener una reunión: ya suman veinte. Todas sin éxito.

En La Moncloa dudan sobre si es procedente que Rajoy vaya ahora a una reunión con Sánchez en el Congreso, que es el lugar donde el líder del PSOE piensa citarle. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, exigió para empezar a Sánchez que llame él primero. Y entre los colaboradores del presidente en funciones entienden que sería "raro" que Rajoy realizase ahora esa concesión después del trato recibido en estas semanas. Otros miembros del PP apuestan porque Rajoy irá para repetirle a la cara que el PP ganó las elecciones, fue el primero y a distancia del PSOE y es el que debe gobernar por tradición democrática y para asegurar la estabilidad del país.

En cualquier caso, Sánchez no pondrá mucho de su parte. Tampoco hará partícipes de la ronda de peticiones para su investidura a ERC y a Democràcia i Llibertat a cuyos portavoces también llamará para mantener con ellos una reunión. A estos les quiere manifestar cara a cara su absoluto desacuerdo con el proceso independentista que han puesto en marcha desde el Parlamento de Cataluña.

A estos grupos, tampoco al PP, les enviará el PSOE su programa que sí explicará a colectivos y organizaciones sociales el candidato socialista a la presidencia. Se trata de emplearse a fondo en su responsabilidad de candidato a la presidencia del Gobierno.

Reuniones con sectores profesionales y colectivos

Mientras el equipo negociador debate con las fuerzas políticas, el dirigente socialista se reunirá con una veintena de organizaciones a las que explicará sus proyectos de gobierno que les conciernen por si sale adelante su investidura. Y empezará esta mañana por organizaciones de la economía social e innovadora, acompañado por el responsable federal de Economía, Manuel de la Rocha Vázquez y la titular de Empleo, Mariluz Rodríguez.

Jóvenes emprendedores, autónomos, organizaciones empresariales y sindicales, colectivos de la sanidad, la investigación, la docencia y la cultura, recibirán también la visita de Sánchez en los próximos días. Asociaciones judiciales, cuerpo diplomático, asociaciones de lucha contra la violencia de género, serán otros ámbitos con los que el político socialista se quiere reunir para que conozcan de primera mano qué quiere hacer si es presidente del gobierno de España.