Selecciona Edición
Iniciar sesión

La mayoría de españoles prefiere un Gobierno de PSOE y Ciudadanos

Un sondeo de Metroscopia para EL PAÍS refleja un repunte en la valoración ciudadana de Pedro Sánchez

pulsa en la foto
GRÁFICO | CLIMA POLÍTICO E INTENCIÓN DE VOTO 

Ante el intento del socialista Pedro Sánchez de poner en pie lo que él mismo define como un pacto progresista y reformista, la mayoría de los ciudadanos prefiere la parte reformista. Suman más los que se inclinan por una coalición de Gobierno entre el PSOE y Ciudadanos que cuente con el apoyo o la abstención de otros partidos políticos. Es además la opción que menos rechazo suscita. En el extremo opuesto se sitúa la oferta de Pablo Iglesias: un Ejecutivo conjunto de socialistas, Podemos e IU, que también requiere apoyos y abstenciones.

La encuesta realizada por Metroscopia para EL PAÍS plantea cinco posibles combinaciones para formar Gobierno, y calcula lo que los sociólogos denominan el saldo evaluativode cada una de ellas. Esto es, la diferencia entre los porcentajes de aprobación y desaprobación que arroja cada una.

La consulta se realizó en los días inmediatamente posteriores a la designación de Pedro Sánchez por el Rey como candidato a la investidura. Las opciones por las que se pregunta a los ciudadanos implican todas ellas que el Gobierno resultante sería presidido por el líder socialista.

Más allá de las preferencias de los consultados, el desbloqueo por parte del Rey de la escena política se ha recibido con aprobación. Siete de cada 10 ciudadanos están satisfechos con el paso dado por Felipe VI al encargar a Sánchez que busque el apoyo de otras formaciones para su posible investidura como presidente del Gobierno.

Y de todas las alternativas posibles que estos días se plantean, en el arranque de unas negociaciones a múltiples bandas, la que más apoyos tiene es la que sitúa al PSOE y a Ciudadanos juntos dentro de un Gobierno de coalición, que contara con el apoyo o la abstención de otras formaciones. Es de hecho la única opción que obtiene un saldo positivo de +9 en el sondeo. El respaldo a esta fórmula es muy amplio entre los votantes socialistas, con un saldo de +46, y aún superior entre los votantes de Ciudadanos, con un +67.

Dos combinaciones se disputan la segunda posición, aunque ambas tienen un saldo negativo, con más ciudadanos en contra que a favor. Se trataría de un Gobierno en solitario del PSOE pactado con otros partidos y con el apoyo o abstención de estos. O bien, un Ejecutivo de transición que estuviera presidido por Sánchez y que lo integraran personalidades independientes y miembros de otros partidos.

La opción de sumar al PP

Son una mayoría los que reprueban la decisión de Mariano Rajoy de declinar el ofrecimiento del Rey de que intentara formar un Gobierno tras la primera ronda de consultas del Monarca con todos los partidos políticos. Un 71% de los ciudadanos cree que el líder del PP tuvo en cuenta antes su situación política personal y la de su propio partido que la situación política de bloqueo en que se encuentra España. Solo una mayoría no muy holgada de votantes del Partido Popular, un 53%, considera que el presidente del Gobierno en funciones antepuso en su renuncia los intereses generales a los suyos propios.

La posibilidad de que en la combinación resultante se integrara el PP, aunque fuera sin Rajoy, aparece como cuarta preferencia de los electores. Un Gobierno del PSOE, del PP y de Ciudadanos en el que Sánchez fuera presidente y alguien del Partido Popular ocupara la vicepresidencia obtiene un saldo de -11.

El mayor rechazo con diferencia, con un saldo de -21, lo provoca la opción perseguida por Pablo Iglesias: un acuerdo entre PSOE, Podemos y Unidad Popular (IU) que tuviera el apoyo o la abstención de otros partidos y que formara un Gobierno presidido por Sánchez y con Iglesias de vicepresidente.

Frente a lo que Podemos afirma desde que hizo pública su oferta —que el deseo de esa alianza de izquierdas es mayor entre los militantes y los votantes socialistas que entre sus dirigentes—, el sondeo de Metroscopia dice precisamente lo contrario. El saldo de apoyo entre los ciudadanos que votaron al PSOE el pasado 20-D es negativo, de -30. Prácticamente un 60% de los que respaldaron con su voto a Sánchez verían negativa una coalición de esa naturaleza.

Los votantes de Iglesias, que le escucharon repetir en la campaña que no gobernaría con el PSOE de Pedro Sánchez, respaldan sin embargo mayoritariamente esta opción, con un saldo positivo de 84.

Sánchez despega en su valoración

El protagonismo de Pedro Sánchez coincide con una recuperación de su imagen: pasa de un saldo evaluativo (la diferencia entre el porcentaje que le aprueba y el que le rechaza) de -33 puntos a uno de cuatro.

Solo él y Albert Rivera tienen un saldo positivo. El líder de Ciudadanos sube el suyo en 10 puntos y se queda en +28. Se premia su esfuerzo mediador.

Rajoy sigue siendo el peor evaluado, con -39 puntos. Incluso entre sus votantes, gusta menos que Rivera.

Pablo Iglesias también tiene un saldo negativo: -20 puntos. Frente al rechazo que provoca entre los votantes del PP o de Ciudadanos, su imagen es algo mejor entre el electorado socialista.