Guerra ve “semejanza” entre Podemos y los golpistas del 23-F

El exvicepresidente del Gobierno arremete contra los "niños malcriados" del partido de Iglesias por situar al PSOE en el búnker

La antipatía que el socialista Alfonso Guerra, exvicepresidente del Gobierno, siente por los líderes de Podemos viene de lejos. Sin citarles expresamente, este sábado ha vuelto a arremeter contra ellos. Les ha llamado “niños malcriados” y “jóvenes altaneros” por identificar al Partido Socialista con un búnker y les ha equiparado con los golpistas del 23-F que quisieron impedir la transición política en 1981.

Guerra no ha nombrado en ningún momento a Pablo Iglesias, pero ha aludido a él al afirmar que es “uno de los nuevos políticos, uno de esos adanes que pretenden que con ellos se inauguró el mundo”. Guerra le ha censurado que, con ocasión del acuerdo para elegir al socialista Patxi López como presidente del Congreso, citase al PP, PSOE y Ciudadanos como el “trío del búnker”. “Eso es una infamia ante la que no puedo ni quiero callar”, ha afirmado durante su intervención en el homenaje que hoy se le ha tributado en San Sebastián a Fernando Múgica, el histórico socialista asesinado por ETA hace 20 años.

Guerra, que decidió no concurrir en las pasadas elecciones después de 37 años en el Congreso, ha ido más allá en contra Podemos y ha asegurado que sí encuentra “semejanza de posición entre estos jóvenes altaneros y el búnker que se opuso a la transición política en el mes de febrero de 1981”, cuando ocurrió el intento de golpe de Estado del 23-F. “Estos nuevos”, ha añadido en alusión a los dirigentes de Podemos, “comparten su desprecio por la transición democrática con aquel búnker que quiso acabar con la libertad”.

“Jóvenes altaneros”

“Vivimos una etapa en la que los nostálgicos han dado paso a los adanistas que defienden el discurso de que todo lo nuevo es mejor que lo anterior y pretenden demostrar que con ellos se ha inaugurado la política”, ha criticado el exdirigente socialista. En su discurso, Guerra ha advertido del peligro que entraña la defensa del derecho de autodeterminación, como reivindica Podemos para el caso catalán: “Se olvida que esa fue la bandera del terrorismo que derramó mucha sangre inocente como la de Fernando [Múgica]”. Y ha añadido que se pretende “desvanecer la mancha de su reivindicación con palabras edulcorantes” cuando ahora “le llaman derecho a decidir”.

“En verdad, lo que se busca es arrebatar el derecho a la democracia y a la libertad”, ha sentenciado. Guerra ha lamentado, además, que después de “tiempos sin crímenes” todavía hay quienes “intentan recaudar réditos, beneficios por haber matado”.

Las víctimas del terrorismo piden “guardar la historia”

“El mejor homenaje a las víctimas es guardar la historia y hacer justicia”, ha dicho hoy José María Múgica, hijo del histórico dirigente socialista Fernando Múgica, a quien los socialistas han recordado en San Sebastián con motivo del vigésimo aniversario de su asesinato por miembros de ETA. Múgica ha afirmado que guardar historia significa “saber la tragedia que ha abatido esta tierra y que existió un grupo criminal que llevó a cabo un proyecto totalitario de destrucción”. Y hacer justicia supone, ha añadido, que los autores de esos crímenes “cumplan sus penas en la cárcel”.

Además de los principales responsables del Partido Socialista de Euskadi (PSE), con Idoia Mendia al frente, el homenaje ha reunido a la viuda de Mugica, Mapi Heras, a sus hijos Fernando, José María y Rubén, y a su hermano Enrique Múgica, exministro y ex Defensor del Pueblo. También ha asistido Ana Iribar, viuda del edil del PP Gregorio Ordóñez, también asesinado por la banda, y su hermana Consuelo Ordóñez, presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo en el País Vasco (Covite), además de Román Sudupe e Iñigo Barandiaran, ambos del PNV. Antes del acto, la familia ha realizado una ofrenda floral en el cementerio, a la que ha acudido el alcalde de la ciudad, Eneko Goia (PNV), a quien José María Múgica ha agredecido "profundamente" su presencia.

José María Múgica ha afirmado que la pasión que su padre tenía “por la libertad y por el Partido Socialista” hay que “renovarla” para que “vuelva a ser un partido fraterno y con la ambición de preservar a España bajo la guía de la Constitución”.

El exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra, que ha ceradoó el acto, ha recordado que los socialistas están para “seguir la senda de claridad” que marcó Múgica y “desenmascarar a los equilibristas, a los comprensivos con el horror que fantasean con razones políticas” y para confirmar el rechazo “a la utilización del papel de seda para envolver los crímenes”. Mendia también ha hecho un llamamiento a “combatir la peligrosa tendencia a tergiversar los hechos”.