Selecciona Edición
Iniciar sesión

Lara y Garzón se enfrentan por los tres diputados de IU en Podemos

El coordinador quería que se unieran a los dos diputados en el Mixto para formar grupo

El Consejo Político fuerza al líder de IU a retirar su reclamación del informe

El Consejo Político de Izquierda Unida, su máximo órgano entre congresos, ha escenificado una vez más la ruptura entre el coordinador general, Cayo Lara, y quien aspira a sucederle en la próxima asamblea, el diputado y candidato Alberto Garzón, así como de los dos sectores de la coalición. La disputa ha sido a cuenta del grupo parlamentario propio, que IU perdió tras el desplome electoral el 20-D, tras una oferta de Ciudadanos de permitirles formarlo si presentaban una solicitud solo con los cinco diputados del partido, tres de los cuales están integrados en el grupo parlamentario de Podemos.

El líder de IU, Cayo Lara, reclamó a primera hora de la mañana en su informe en abierto que esos tres parlamentarios abandonaran el grupo confederal de Podemos para intentar la posibilidad del grupo, necesario para recuperar la subvención del mailing electoral, de casi dos millones de euros. Garzón se opuso a lo que calificó como una "grave irresponsabilidad" y algo que buscaba "la ruptura de IU". La contestación en el órgano terminó forzando al coordinador general a retirar su petición del informe y a sustituirla por una redacción ambigüa que llama a "agotar todas las posibilidades para alcanzar el grupo". 

El coordinador general sorprendió con una dura intervención en la que acusó a los tres diputados que concurrieron en la coalición catalana y gallega con Podemos de haberse negado a firmar la solicitud de grupo conjunto. "Hasta el momento y tras varias conversaciones con las organizaciones de EU [Esquerda Unida, la federación gallega de IU] y EUiA [Esquerra Unida i Alternativa, el partido hermano catalán] y los diputados seguimos sin obtener firmas", se quejó Cayo Lara. "Necesitamos un grupo parlamentario como el agua de mayo", reclamó.

"Necesitamos tener un grupo parlamentario para representar plenamente al más de un millón de personas que han apostado por la candidaturas de UP-IU en el conjunto del Estado y que han apoyado las coaliciones electorales en Galicia y Cataluña, al sentirse también representados por candidatos de nuestras organizaciones en esas coaliciones territoriales", incidió Lara en su discurso en abierto. "Hay que ser conscientes de que sin el grupo parlamentario el plan de viabilidad se endurece de forma considerable y afectará al conjunto de las federaciones", advirtió el líder de IU.

El enfrentamiento por el grupo parlamentario se produce en el contexto de una grave situación económica para el partido. La coalición ha aprobado este sábado un duro plan de ajuste a consecuencia del desplome electoral que supone un recorte del 60% de la plantilla, que pasará de 22 a 9 trabajadores, entre bajas incentivadas, jubilaciones y despidos. Los liberados políticos, 11, y el resto de trabajadores, verán reducido su sueldo entre un 10 y un 20%. El partido no ha pagado una de las mensualidades (la correspondiente a enero) del crédito bancario que tiene suscrito por su abultada deuda, de casi 9 millones de euros, y trata de renegociar las condiciones con las entidades.  La constitución de un grupo parlamentario propio supondría recibir más de dos millones de euros, al poder percibir la subvención por envío de papeletas electorales y publicidad electoral, a la que solo se tiene derecho si se logra formar grupo.

La sorpresiva reclamación expresada por el líder de IU en el cónclave (que según él había sido aprobada en la última Presidencia federal) abría una crisis política en la formación con su federación gallega, EU, cuya líder, Yolanda Díaz, es una de los tres diputados integrados en el grupo de Podemos, y con su partido hermano en Cataluña, EUiA, del que forman parte los otros dos parlamentarios que están en el grupo confederal del partido de Pablo Iglesias.

Joan Mena, uno de esos dos diputados, no descartó ninguna opción en conversación con EL PAÍS. "Nosotros tenemos el mandato del Consell Nacional de EUiA [la dirección del partido] de trabajar dentro de la confluencia de En Comú y de ayudar a IU a tener grupo propio. Deberíamos ayudar en la medida de lo posible porque si no se genera una injusticia con IU. Pero tenemos una estrategia de trabajar en la coalición catalana. Una cosa y otra no son incompatibles", sostuvo Mena, que apuntó que la decisión la tomarán los órganos del partido y no los diputados personalmente. Su opinión, en todo caso, es que "en el grupo en el que esté la confluencia catalana es en el que deberían estar los diputados de Cataluña de EUiA".

El movimiento de Lara recrudeció además las diferencias entre él y Garzón. El diputado rechazó en su discurso interno, a puerta cerrada, la propuesta de Lara, aunque compartiendo que la situación es compleja. "Es una anomalía que los diputados de IU estén dentro del grupo de Podemos. Es consecuencia de un acuerdo en la Mesa del Congreso, con mayoría conservadora, al dejarles sin grupo propio, que intenta atacar y neutralizar las confluencias", se quejó Garzón. El candidato pidió a EU y EUiA que ayuden en "todo lo posible" para que IU logre un grupo propio, pero siempre de forma negociada con las confluencias, sin romperlas, lo que "haría el juego al régimen y a Ciudadanos", .

"Lo que propone el informe es una grave irresponsabilidad que puede demoler las confluencias y hacerle el juego a quienes quieren destruir toda alternativa social radical", subrayó Garzón en su intervención a puerta cerrada, según fuentes presentes. "EU y EUiA necesitan información, tiempo y garantías jurídicas para poder negociar dentro las confluencias un mecanismo de solidaridad para ayudarnos a tener visibilidad política". Garzón anunció que votaría en contra del informe de Lara, aunque tras la rectificación del coordinador general y su nueva redacción fue aprobado con el 79,5% de los votos de la dirección. "Ningún documento que busque la ruptura en IU y la falta de coherencia política contará con mi apoyo. Al contrario, todo lo que contribuya a ponernos en contra de esas dos federaciones de IU contará con mi riguroso voto en contra y mi oposición más firme y decidida", había advertido antes Garzón. Los dos diputados aludidos que son miembros del Consejo Político no acudieron a la reunión.

IU logró cinco diputados en las pasadas elecciones generales: además de Garzón, la independiente Sol Sánchez, así como la coordinadora de EU, Yolanda Díaz, y los diputados de En Comú Joan Mena y Félix Alonso. La Mesa rechazó su primera solicitud de grupo, de los dos diputados junto a ERC y Bildu, por considerarlo un fraude de ley al haberse constituido solo de forma temporal con intención de percibir las subvenciones.

El Consejo Político ha aprobado, por otro lado, los integrantes de la comisión negociadora que se sentará con el PSOE a partir de este próximo lunes. La componen Alberto Garzón, la diputada independiente Sol Sánchez, el secretario de Organización de IU, Adolfo Barrena, y el secretario general del Partido Comunista, José Luis Centella.

Más información