Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Sánchez no negociará con Iglesias mientras este vete a Ciudadanos

El líder del PSOE no acepta la petición de Podemos de entablar un diálogo "excluyente"

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, este viernes. Foto: Bernardo Pérez | Vídeo: Atlas

La primera reunión entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias fue un pulso entre ambos líderes. Iglesias dio un ultimátum: si los socialistas intentan formar una mayoría con Ciudadanos no negociarán con Podemos. “O uno u otro; deben elegir de inmediato”, conminó el dirigente al socialista. Pero Sánchez, ante esta propuesta “exclusiva y excluyente”, mantuvo el pulso y sorteó el desafío: “Yo elijo que no gobierne el PP y algunos tendrán que explicar su posible voto con el PP en contra de un Gobierno progresista”. Los socialistas se sentaron este viernes con Ciudadanos. No hay fecha para hacerlo con Podemos.

Iglesias advirtió a Sánchez de que “para negociar con Ciudadanos un Gobierno de coalición no hay margen”. “Le he dicho a Pedro que cuanto antes decida, mejor”, señaló Iglesias en su comparecencia tras la reunión de este viernes. “Y yo quiero que nos elija a nosotros”, reconoció. El secretario general de Podemos dijo tener la sensación de que Sánchez prefiere “un Gobierno de progreso”. Y así es, según la definición del político socialista, pero en el mismo incluye a Ciudadanos. Con Rivera no estará Podemos, remachó Iglesias, que consideró “coherente” a Ciudadanos porque el día anterior rechazó apoyar un Gobierno en el que esté Podemos.

“Querer es poder y parece que Podemos no quiere”. Esta fue la sentencia de Pedro Sánchez después de hora y cuarto de reunión con el líder de Podemos. Mientras que este último compareció sonriente, el dirigente socialista empleó un tono firme no exento de tintes de enojo en algunos momentos. “Hay algunas formaciones que se tildan de nuevas políticas pero parece que no han entendido el nuevo tiempo que demandan los ciudadanos”, señaló Sánchez. Ni una concesión dio el político socialista a posibles interpretaciones de que se plegaba a las exigencias de Iglesias.

No le aceptó, y se lo dijo personalmente, la petición de relación exclusiva en la búsqueda de un Gobierno de coalición entre sus respectivas formaciones, “las confluencias” e Izquierda Unida. No hubo ambigüedades en los 75 minutos de conversación. Iglesias fue claro al señalar que no se sentará a negociar con el PSOE si este insiste en hacer partícipe del posible acuerdo a Ciudadanos, que forma parte de “las derechas” junto al PP. “Espero que Podemos reconsidere su posición y por ello tiene la puerta abierta”, señaló Sánchez, que anticipó a Iglesias que su ultimátum cae en saco roto. No habían pasado dos horas desde esta petición de ruptura de relaciones con Ciudadanos, cuando empezaba la primera reunión entre el equipo negociador del PSOE y el designado por el partido de Albert Rivera.

La puerta para empezar las negociaciones está abierta pero los socialistas no interrumpen su camino. Este sábado, Pedro Sánchez se reunirá con el PNV, a quien cortejará para conseguir el apoyo de sus seis diputados. Si las cosas van bien el partido nacionalista será otra de las fuerzas políticas con las que el PSOE entablará negociaciones junto al partido de Rivera, Izquierda Unida, Compromís y Coalición Canaria.

Debate asegurado

La respuesta de Sánchez no deja duda de que no se someterá a los dictados de Podemos aunque esa decisión le lleve a fracasar en su intento de formar gobierno. “Yo voy en serio y me voy a presentar a la investidura”, aseguró, por lo que se confirma que aunque no tenga comprometidos ni asegurados los votos necesarios, se subirá a la tribuna a pedir el apoyo para un gobierno con un programa de reformas. “Va a haber debate de investidura y serán otros los que tendrán que explicar por qué votan con el PP”, se anticipó. Si consiguiera su objetivo de acordar con los interlocutores citados un programa de gobierno, se vislumbra que su mayoría del sí chocaría con los noes del PP y de Podemos. Y eso, Pablo Iglesias lo tendrá que explicar a sus votantes, a los que Sánchez invocó en distintas ocasiones. Lo mismo hizo Iglesias respecto a los de Sánchez.

Podemos ni siquiera ha nombrado a un equipo de negociadores. Lo hará, aseguró Iglesias, si Sánchez abandona la negociación con Ciudadanos. Mientras tanto, seguirá hablando de vez en cuando con él. “Hemos quedado en hablar con frecuencia”, dijo. No le parece extraño ni desmesurado pedir áreas de gobierno porque “se negocian equipos y programas”. “Para mí sería un honor ser vicepresidente”, dijo primero en Los Desayunos de TVE y, después en el Congreso. “No es es razonable no entrar en el Gobierno”, porque sería “ver los toros desde la barrera”, justificó. Y sí, le parece fundamental “asumir la vicepresidencia”, además de otras carteras ministeriales.

Más información