Rajoy tendrá que explicar en el Congreso su política europea

Sánchez y Rivera quieren que el presidente en funciones vaya al Pleno antes de la cumbre

Se avecina una nueva batalla política entre el Gobierno en funciones y el resto de partidos. PSOE y Ciudadanos están de acuerdo en forzar la comparecencia del presidente en funciones, Mariano Rajoy, en el Congreso para fijar posición común para el Consejo Europeo del 18 de febrero. Dos grupos o 70 diputados pueden forzar el Pleno si se supera el trámite de la Mesa y la Junta de Portavoces, donde el PP está en minoría. La Moncloa asegura que intentará frenar la petición porque el Gobierno en funciones no puede ser sometido a control.

El primer debate entre los líderes políticos en el Pleno del Congreso puede no ser el del debate de investidura. Pedro Sánchez y Albert Rivera están cerca de lograr que el primer debate sea una comparecencia del presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para hablar del Consejo Europeo del próximo 18 de febrero.

La petición la formuló este jueves oficialmente en el PSOE en el registro del Congreso y este jueves obtuvo el respaldo público y explícito del líder de Ciudadanos.

El Gobierno, según fuentes de La Moncloa, dará la batalla porque rechaza la petición por entender que estando en funciones no puede haber control a la actuación del Ejecutivo. “El Gobierno considera que la petición del PSOE no cabe en la actual situación. Que acudan a la investidura ya”, aseguró a este periódico un portavoz autorizado de La Moncloa.

Los populares mantendrán la presión por los plazos

El PP pretende mantener la presión en el Congreso sobre los plazos para la investidura y estudia volver a plantear la próxima semana en la Mesa que se convoque el pleno sin esperar al mes que pidió Pedro Sánchez. Los dos representantes de Podemos podrían sumarse a los del PP.

Se apoyan en que el artículo 54 del reglamento señala que “el Pleno del Congreso será convocado por su Presidente, por propia iniciativa o a solicitud, al menos, de dos Grupos Parlamentarios o de una quinta parte de los miembros de la Cámara”.

Ese artículo se aplica a los plenos ordinarios, pero hay uno concreto para los de investidura del presidente del Gobierno que sería aplicable a este caso.

En concreto, el resto de miembros de la Mesa mantienen que es competencia exclusiva del presidente Patxi López porque el artículo 175 explica que “una vez recibida en el Congreso la propuesta de candidato a la Presidencia del Gobierno, el Presidente de la Cámara convocará el Pleno”.

Es decir, no se puede aplicar el genérico de los plenos cuando hay uno solo para el de investidura.

Así ha sido siempre en todas las legislaturas, los presidentes del Congreso han fijado la fecha. Por ejemplo, en 1996 el entonces presidente, Federico Trillo, del PP dejó dos semanas para que José María Aznar culminara las negociaciones con CiU, PNV y Coalición Canaria.

Sin embargo, el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos y la previsible suma de Podemos, puede hacer que Rajoy tenga que acudir al Pleno del Congreso por primera y quizás única vez de esta legislatura.

El Reglamento del Congreso especifica que el Pleno debe convocarse si así lo piden dos grupos parlamentarios o 70 diputados. Estas condiciones se cumplen en este caso. Luego la petición ha de ir a la Mesa del Congreso y a la Junta de Portavoces del próximo martes. En ambos foros el PP tiene minoría.

En la pasada legislatura, el PP pudo parar con su mayoría absoluta en la Junta de Portavoces más de un centenar de peticiones de comparecencia de Rajoy sobre corrupción presentadas por la oposición. Ahora la situación ha cambiado.

La petición del PSOE se fundamenta en que en esa cumbre se tratarán asuntos que afectarán al futuro Gobierno y, por tanto, la posición que defienda Rajoy debe ser consensuada por los grupos parlamentarios. El Reglamento del Congreso establece que dicha comparecencia se produzca después de las cumbres, para dar cuenta del resultado, pero en este caso hay una situación especial porque el Gobierno está en funciones, con competencias limitadas.

Sánchez y Rivera entienden que Rajoy ha de ir a esa cumbre con una posición consensuada con los partidos.

El escrito del PSOE señala que en ese consejo se tratarán asuntos como “la crisis migratoria y la situación de los refugiados y la propuesta del presidente de la UE en relación al nuevo encaje de Reino Unido dentro de la Unión que incorpora proyectos de decisión en materias como la gobernanza económica, la competitividad, la soberanía, las prestaciones sociales y la libre circulación de personas”.

Debate en la Mesa

La posibilidad de que el Congreso controle al Gobierno en funciones dio lugar a un debate en la Mesa del pasado día 26. Este periódico ha tenido acceso al acta de esa reunión en la que se asumió que pueden controlarse con comparecencias actividades del Ejecutivo que entren dentro de sus decisiones como Gobierno en funciones, aunque no haya sesiones de control, tal y como proponía un informe jurídico de los letrados de las Cortes.

Patxi López, según dicha acta, señaló que “el Parlamento puede controlarle en lo que al ejercicio de sus competencias se refiere e, incluso, en los casos de extralimitación”.

Celia Villalobos (PP) rechazó este argumento y cualquier posibilidad de control porque “estando el Gobierno en funciones, no se da entre este y el Parlamento una relación de confianza, siendo así que no cabe ejercer el control político clásico sobre aquel, sino tan solo un control respecto al correcto ejercicio por el Gobierno en funciones de las limitadas competencias que le corresponden de acuerdo con la Ley del Gobierno, lo cual comporta una fiscalización que, en su opinión, es propia de los tribunales y no de las Cámaras”.

Marcelo Expósito (Podemos) defendió la posición oficial y aseguró que “parece lógico que si el Gobierno en funciones puede ejercer una serie de competencias concretas, el Parlamento pueda controlarle en relación con las mismas”.

Más información