Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Hallado el cadáver descuartizado de un español en un río de Bangkok

El cuerpo, desmembrado en al menos seis partes, pertenece a un varón de unos 40 años

Policías forenses en el edificio donde residía el español. R. YONGRIT (EFE)

La policía tailandesa ha encontrado en el principal río de Bangkok el cuerpo descuartizado de un ciudadano español que fue visto con vida por última vez el pasado 20 de enero, en su motocicleta, según han confirmado este jueves las autoridades en una rueda de prensa. Las primeras partes del cuerpo fueron halladas el fin de semana y desde entonces han aparecido en el agua otros seis fragmentos en diferentes localizaciones del río Chao Phraya, que serpentea la capital.

El oficial que lleva la investigación, el general Panya Maman, ha dicho que la víctima era un hombre de negocios español de unos 40 años, pero la Embajada de España en Bangkok está a la espera de un informe forense para confirmar su identidad de forma oficial. Los familiares del fallecido habían denunciado su desaparición hace unos días.

Las autoridades creen que el asesinato ocurrió entre el 25 y 27 de enero y que la víctima pudo ser secuestrada, atada y amordazada. Las pruebas forenses han encontrado fragmentos de una cinta en el brazo. "Tras convencerlo para que hicieran algo para ellos, lo asesinaron y trataron de borrar las pruebas por lo que lo descuartizaron y arrojaron al río", ha comentado el agente policial.

Las autoridades también han detectado que después de la muerte transfirieron su dinero a varios países, entre ellos Singapur y España, y a diversas zonas de Tailandia. El caso ha dominado los últimos días las televisiones tailandesas al mostrar imágenes de los agentes transportando las partes del cuerpo encontradas en el río.

Mafias chinas

Las autoridades en un primer momento tuvieron problemas para identificar a la víctima y a principios de semana pensaban que el cuerpo pertenecía a un extranjero de origen asiático. Las pruebas confirmaron, además, que los restos encontrados —la cabeza, un brazo, el torso y algunas partes de la pierna— pertenecían a la misma persona y sugirieron que las mafias chinas podrían haber estado involucradas debido al método utilizado para deshacerse del cadáver.

Las investigaciones siguen su curso. La policía ha registrado este jueves el apartamento donde residía el ciudadano español e investiga incluso su pasado para encontrar alguna pista de lo sucedido. Un conocido de la víctima lo describe como "un hombre de dinero, buena gente y no muy amigo de beber alcohol".

Las autoridades han indicado que hay al menos un sospechoso, que presuntamente aún se encuentra en el país, y que podría haber detenciones en las próximas 48 horas.