Selecciona Edición
Iniciar sesión

Rajoy sobre la corrupción: “Esto se acabó y ya no se pasa por ninguna”

El presidente en funciones encarga nuevos informes jurídicos sobre las actuaciones hacia la independencia del Gobierno catalán

Mariano Rajoy después de la reunión con su formación. Foto: B. Pérez / Vídeo: ATLAS

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, se reservó para el final de su discurso a los diputados del PP en el Congreso este jueves la advertencia más seria y contundente que se le ha escuchado sobre la corrupción que inunda a su partido, ahora especialmente en la Comunidad Valenciana. Fue cuando ante los nuevos escándalos e imputados ratificó que el PP de la ciudad de Valencia formará una gestora y continuará expulsando y actuando judicialmente contra cualquier afectado que surja y cuando enfatizó que "todo el mundo tendrá el mismo trato", desde el último militante de un pueblo hasta el presidente nacional. Y para culminar sentenció: "Esto se acabó y aquí ya no se pasa por ninguna".

No aclaró Rajoy si con esa tajante posición final quiso arrepentirse de momentos previos en los que él mismo pudo ser mucho más firme y menos flexible con implicados en el caso Gürtel, el caso Bárcenas, el caso Púnica o la propia Operación Taula. Ni siquiera si ha registrado alguna suerte de arrepentimiento por el trato especial y deferente que durante años él mismo propinó al anterior presidente de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps, o la histórica exalcaldesa Rita Barberá, o a los presidentes provinciales Carlos Fabra o Alfonso Rus.

Lo que sí quiso señalar el presidente del Gobierno en funciones fue de nuevo unas advertencias genéricas contra el Ejecutivo catalán que preside ahora Carlos Puigdemont, especialmente después de que se han retomado en el Parlamento de Cataluña una serie de iniciativas para impulsar el proceso hacia la independencia. Rajoy anunció que el Consejo de Ministros de este viernes planteará un conflicto de competencias ante el Tribunal Constitucional por la creación en ese Gobierno de una Consejería de Exteriores, tras haber encargado como es preceptivo un informe al Consejo de Estado.

Rajoy agregó, sobre la nueva actuación en el Parlamento catalán, que aunque ahora el Gobierno central está en funciones no lo está ni el Estado de derecho, ni la ley ni la Constitución, "que están perfectamente en vigor y se van a defender de estos ataques". Rajoy avanzó que ha encargado otro estudio a los servicios jurídicos del Gobierno sobre las nuevas actuaciones del Parlamento catalán.

Mariano Rajoy habla sobre la situación en Cataluña. Vídeo: ATLAS

Sobre el momento actual de la situación política, Rajoy apenas aportó novedades o pasos diferentes a los que lleva manteniendo desde la noche electoral del pasado 20-D. Sigue creyendo que la mejor apuesta tras el toque de atención de los electores a todos los partidos para acabar con las mayorías absolutas y los Gobiernos en solitario sería que se formase un Ejecutivo de coalición y amplia base entre PP, PSOE y Ciudadanos. Corrobora que el PSOE y en particular su líder Pedro Sánchez no solo rechaza ese acuerdo, sino siquiera sentarse a hablar o negociar. Pero mantiene esa tesis y esa opción como única posición actual del PP.

El líder del PP se agarró a los datos que aporta el último barómetro político del Centro de Investigaciones Sociológicas, dependiente del Ministerio de Presidencia, para subrayar que su partido sigue siendo la primera fuerza y el que más apoyo y confianza despierta entre los electores. Rajoy incidió en que el PP garantizará ahora "la responsabilidad y la coherencia" y las posiciones claras.

Rajoy reafirmó que el PP votará contra la investidura de Pedro Sánchez cuando llegue a convocarse ese pleno en el Congreso, pero también contra cualquier alternativa que no sea la del propio presidente popular. El dirigente popular vaticinó que se escucharán y oirán muchas cosas e hipótesis en los próximos días o semanas, pero auguró que el PP aguantará el tipo frente a todo tipo de presiones, externas e internas: "El PP tiene una historia, se ha defendido a sí mismo en situaciones complejas que han pasado y que han pasado bien y en esta ocasión también va a pasar bien".

El mandatario popular aprovechó la ocasión, el primer discurso y en abierto a los medios de comunicación a sus 123 diputados en el Congreso en esta XI legislatura que arranca, para contraponer su oferta de "Gobierno fuerte, estable y no sujeto a hipotecas sobre la unidad de España y libre de actitudes extremistas que amenazan la recuperación económica y la creación de empleo" a la alternativa incierta del PSOE, con Podemos, IU y algún tipo de apoyo explícito con los independentistas. Rajoy mantiene que esa segunda opción podría incluso ser negativa para mantener el rumbo económico del país, que ahora ve en buena dirección pero que por el otro camino considera que podría incrementar los interrogantes "de los inversores cautelosos que están pendiente de lo que hagamos".

Mariano Rajoy avisó de que el Gobierno progresista transversal que pretende Sánchez con Podemos, IU y los independentistas "no será gratis" y estará "hipotecado" dentro por algunas propuestas radicales de sus aliados y fuera, porque el PP actuaría como mayoría de bloqueo en el Congreso y el Senado e impediría gobernar. El presidente popular subrayó que ese gobierno "radical, de la desmesura y la incertidumbre es imposible y nada tiene que ver con el interés general de España".

Más información