Selecciona Edición
Iniciar sesión

La tesorera del PP asegura que los ordenadores estaban vacíos

Carmen Navarro dice que las máquinas de Bárcenas no contenían ningún dato cuando el partido borró los discos duros. La versión se contradice con la de su antecesor en el cargo

La actual tesorera del PP, Carmen Navarro, ha asegurado este jueves en los juzgados de Plaza Castilla que los dos ordenadores de Luis Bárcenas no contenían ningún dato cuando el partido procedió al borrado de sus discos duros, según han relatado fuentes jurídicas tras la comparecencia de casi dos horas. Esta tesis contradice la versión de su antecesor en el cargo, que reiteró el miércoles que esas computadoras guardaban recibís de pagos irregulares a distintos miembros del partido.

Según el testimonio de este jueves de la trabajadora de la formación, tras impedir la entrada al extesorero en la sede de Génova a raíz de las noticias publicadas de sus supuestas cuentas en Suiza, la asesoría jurídica del partido comunicó a Bárcenas que no podía retirar los ordenadores mientras no acreditara su propiedad. Ambos se encontraban en la tercera planta, en el despacho que había usado el exsenador del PP. Es en ese momento cuando Navarro recalca que le comunican que habían comprobado que estos carecían de clave de acceso y que "no tenían nada". Pero que no se formatearon.

La actual tesorera, según las mismas fuentes, ha explicado que posteriormente se esperó a que se desestimara la denuncia de su antecesor contra el partido por el robo de los ordenadores. Una vez archivada, el PP decide "continuar con el protocolo" y procede al borrado de los discos duros, según la versión de Navarro, que solo ha contestado a su letrado, al del PP y a la juez. El fiscal no ha hecho ninguna pregunta a la investigada, que tampoco ha querido atender a los medios de comunicación.

El partido liderado por Mariano Rajoy había aseverado en una fase anterior del proceso que había destruido los discos duros para garantizar la confidencialidad de los datos que almacenaban debido a su "alto nivel de criticidad". En opinión de la acusación particular, ese argumento "contradice" la versión de Navarro de que las computadoras estaban vacías.

La actual tesorera, también gerente del PP desde 2010, ha comparecido ante el juzgado de Instrucción número 32 de Madrid como imputada —condición que ahora se denomina investigada— por la destrucción de los discos duros de los dos ordenadores que utilizaba su antecesor en la sede nacional del partido. El entonces jefe de los servicios informáticos del PP, Javier Barrero, también ha acudido al juzgado este jueves a prestar declaración por los mismos hechos. Este ha relatado a la magistrada que no existía un protocolo de borrado de los ordenadores.

Los testimonios de este jueves suceden a la declaración prestada el miércoles en el mismo escenario por Luis Bárcenas. El extesorero del PP aseguró ante la magistrada que una de las dos computadoras guardaba "pantallazos de correos con dirigentes del PP" y "escaneados de recibís" de pagos "regulares e irregulares" a miembros del partido. Aunque, en ningún momento, el expopular concretó el nombre de los supuestos receptores de estos importes. Bárcenas apuntó directamente a la secretaria general del partido, Dolores de Cospedal, de la destrucción de los ordenadores, realizada el 3 julio de 2013, una semana después de que el antiguo responsable de las finanzas populares entrara en prisión. La responsabilizó de la decisión de intervenir en su despacho en febrero de 2013, tras ser despedido del partido. Navarro ha dicho este jueves que consultó con Cospedal para impedir la entrada del extesorero a Bárcenas, según fuentes jurídicas.

El PP también se encuentra en situación de "investigado-querellado" —antigua figura de imputado— por los presuntos delitos de obstrucción a la justicia, daños informáticos y encubrimiento. La juez ha citado a declarar al partido el próximo 12 de febrero, así como a Alberto Durán, abogado de la formación. La Audiencia Provincial de Madrid obligó a reabrir esta causa después de que otro juzgado de instrucción decidiera archivarla en octubre de 2013 "sin practicar diligencia de investigación alguna". Los magistrados aceptaron los recursos de IU, la Asociación Justicia y Sociedad y Los Verdes.

Más información