Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Rivera negocia un pacto de legislatura con Sánchez, pero exige que esté el PP

El líder de Ciudadanos quiere contar con el PP y se opone a acercamientos a Podemos

Pedro Sánchez y Albert Rivera, este jueves. Vídeo: Atlas / Foto: Bernardo Pérez El País

Pedro Sánchez y Albert Rivera avanzaron este jueves en la negociación de un acuerdo de legislatura que permita un Gobierno del PSOE con apoyos externos de Ciudadanos, para el que desde este viernes sus equipos empezaran a trabajar sobre propuestas concretas. El problema está en que el líder de Ciudadanos exige que el PP esté en el pacto. “No se puede avanzar sin que participe el PP”, señaló antes de conversar telefónicamente con Mariano Rajoy. El líder socialista necesita la abstención del PP o de Podemos, al que Rivera considera incompatible. Sánchez se queda de momento con la “predisposición” al acuerdo de Rivera.

Los equipos del PSOE y Ciudadanos negocian desde este viernes alrededor de cinco ejes: políticas sociales y lucha contra el desempleo; regeneración democrática; reforma constitucional; economía y política fiscal; Europa y política exterior. No se trata de un acuerdo para la investidura sino de legislatura, aclaró este jueves Rivera, y en el que debe estar el PP. Este es el marco del partido naranja, que tiene actualmente problemas de encaje por los vetos cruzados de todas las fuerzas políticas. Ciudadanos no avalará la investidura a la presidencia de Gobierno de Sánchez si en ella participa Podemos. Por su parte, el PSOE rechaza de plano pedir el apoyo al PP —que además anunció este jueves por boca de Rajoy que no se lo dará— para formar una mayoría como pretende el partido de Rivera.

“Agradezco a Albert Rivera su disposición a sacar a España del bloqueo del que es responsable el PP”, resumió Sánchez el encuentro entre los dos líderes, que se estiró más de una hora y media, en el que vislumbró “la predisposición al acuerdo”. Con esta actitud se queda de momento el líder del PSOE, que no quiere regodearse en las dificultades objetivas para que el acuerdo fructifique.

La pertinaz defensa de Rivera de la presencia del PP en el acuerdo prevalece al mismo nivel que el acuerdo sobre los contenidos. “No es que yo considere que el PP debería estar, es que no se puede avanzar sin que el PP participe”, argumentó el líder de Ciudadanos, a cuyas propuestas para la negociación ha tenido acceso EL PAÍS. “Si PP y PSOE no abandonan la guerra fría no habrá acuerdo”, remató. En fuentes de la dirección de Ciudadanos se considera “una locura” tratar de gobernar con 130 diputados, que es la suma de los 90 diputados socialistas con los 40 del partido naranja.

¿Cómo convencer al PP de que no sea un obstáculo y de que permita la investidura de Sánchez en el caso de que llegue a un acuerdo con Rivera? Esta es la tarea que emprenderá este partido de inmediato. El líder de Ciudadanos no dejó duda alguna de su afán por incluir al PP en el acuerdo. Apenas terminó su reunión con Sánchez y la comparecencia ante los medios de comunicación, telefoneó a Rajoy. Además, quiere hacer partícipe al PP de las mismas propuestas de legislatura que empezará a negociar con el PSOE.

Asuntos de Estado

La vía de la coincidencia en grandes temas de Estado entre los tres partidos (PP, PSOE y Ciudadanos), es la que quiere utilizar Rivera para convencer a Rajoy de que su partido facilite que haya un Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Al menos hay cuatro asuntos de Estado que los tres partidos pueden escenificar unidos. Uno es el pacto antiterrorista; otro la respuesta común al reto independentista de los partidos de gobierno en Cataluña, así como la posición de España en la próxima reunión de la Comisión Europea y las negociaciones para afrontar la exigencia europea de recortar 10.000 millones de los presupuestos, como asuntos de Estado. En consecuencia, y siempre según el plan de acción de Ciudadanos, Rajoy quedará señalado ante la opinión pública si no fructifica un acuerdo en el que Pedro Sánchez sea presidente, porque es a él a quien el jefe del Estado le ha encargado que lo intente.

No tiene el PSOE entre sus objetivos establecer un Gobierno de coalición sino obtener apoyos externos sobre la base de un programa de reformas. “Hemos hablado de los puntos que nos unen más que de los que nos separan y no hemos hablado de sillones”.

Estos argumentos de Rivera se sostienen sobre bases que el PSOE no comparte, al considerar que el presidente del Gobierno en funciones ha incumplido su compromiso de llamarle y acordar las acciones contra el secesionismo catalán. Este jueves “exigió” que lo hiciera y no ocultó su malestar porque llamara a Rivera y no a él. Otro de los temas de Estado en los que no hay fisuras, como es la lucha contra el terrorismo, es otro elemento de enorme disgusto para el PSOE. El ministro de Exteriores, José Manuel García Margallo, ha transmitido a la comunidad internacional que si gobierna el PSOE con Podemos, España abandonará la coalición internacional contra el terrorismo yihadista. “Es un hecho gravísimo y una vergüenza que un ministro de España diga algo así. No, el PP y el PSOE no somos iguales ni en el Gobierno ni en la oposición”, sentenció en tono grave Pedro Sánchez.

Ciudadanos pide un plan contra el paro y cerrar el Senado

EL PAÍS ha tenido acceso al documento que recoge las propuestas que Ciudadanos negociará con el PSOE. Juan Carlos Girauta, José Manuel Villegas, Luis Garicano y Marta Martín defenderán cinco bloques de medidas en representación de Rivera.

En el primero, dedicado a la economía, Ciudadanos pedirá al PSOE un incremento no cuantificado en la inversión en I+D y su compromiso con la estabilidad presupuestaria.

En el segundo, centrado en las políticas sociales, los representantes de Rivera abogarán por la introducción de un complemento salarial “dentro de las restricciones presupuestarias” y la “reforma del marco de relaciones laborales para generalizar la contratación estable e indefinida”, así como un plan de choque contra el paro de larga duración y un pacto nacional por la educación.

Ciudadanos también quiere que se adopten medidas de lucha contra la corrupción, con un “compromiso previo de limpieza de imputados en listas y cargos”, la supresión de aforamientos y la prohibición de indultos para los delitos por corrupción política. En este punto de la negociación, los representantes de la formación emergente también pedirán la reforma de la ley de partidos y de la ley electoral.

Además, Ciudadanos argumentará a favor del reconocimiento constitucional de la pertenencia de España a la UE y la introducción en la constitución de un procedimiento especial para la transferencia de soberanía. Finalmente, el quinto bloque, dedicado a las reformas institucionales, aboga por suprimir el Senado y las Diputaciones, y por afrontar cambios en la Constitución.

Más información