Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Absueltos los acusados de transportar un lanzamisiles para que ETA matara a Aznar

El tribunal considera que no hay pruebas para condenar a Iruretagoiena, Olano, Jiménez y Mujika

La Audiencia Nacional ha absuelto a los cuatro acusados de transportar un lanzamisiles para que terroristas de ETA trataran de asesinar al entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, durante la campaña para las elecciones autonómicas en Euskadi en 2001. La Sección Primera de lo Penal considera que no hay pruebas para sustentar una condena contra Pedro María Olano Zabala, Gregorio Jiménez Morales, Juan María Mújica y Luis Ignacio Iruretagoyena.

Todos ellos estaban acusados por pertenencia a ETA y por tres delitos de asesinato en grado de tentativa —tantos como intentos fallidos llevó a cabo ETA para matar a Aznar con los misiles—. Iruretagoiena, el único que reconoció su militancia en la banda, ha sido absuelto porque ya fue condenado por este delito en Francia.

La vista oral se celebró el pasado 9 de diciembre. Ese día los cuatro acusados negaron radicalmente su participación en los hechos e incluso negaron conocerse entre ellos. El fiscal Jesús Santos reconoció en su alegato final que "no existe prueba directa" de la participación de los cuatro acusados en los hechos. Sin embargo, mantuvo su acusación al entender que existían numerosos indicios que corroboraban la declaración policial de Pedro María Olano, en la que destapaba los zulos e identificaba al resto de supuestos miembros del comando logístico de ETA.

Tres intentos

ETA realizó tres intentos para acabar con la vida del presidente Aznar durante la campaña para las elecciones vascas de 2001. La primera tentativa se produjo, según la declaración de Olano ante la Guardia Civil, el 29 de abril cuando los acusados supuestamente ocultaron el lanzamisiles en un paraje de Hernani (Gipuzkoa) para que otros terroristas lo recogieran para tratar de derribar el avión que transportaba a Aznar al acto de apertura de campaña en Bilbao.

Al fallar esta intentona, el 4 de mayo, volvieron a depositar el lanzamisiles en Oiartzun para que lo recogiera el comando armado. Aznar volaba a San Sebastián para un nuevo acto de campaña y aterrizaba en el aeropuerto de Hondarribia. Los terroristas volvieron a fallar.

El tercer y último intento se produjo el 11 de mayo de 2001. El comando logístico desplazó el lanzamisiles a Burgueta (Álava), pues Aznar daba un mitin en el polideportivo de Sansomendi, en Vitoria. Tras fallar nuevamente en su acción criminal, un comando logístico ocultó el dispositivo en un garaje de Luis Ignacio Iruretagoyena, uno de los expertos en explosivos de la banda. Tras verificar que el lanzamisiles no funcionaba correctamente, el comando lo devolvió a la cúpula de la banda en Francia en la Semana Santa de 2002. El artefacto lanzador, junto con dos misiles de fabricación soviética de los años 70 y 80, fueron incautados en octubre de 2004 en la operación en la que fueron detenidos los entonces máximos responsables de la banda, Mikel Albisu, Mikel Antza, y Soledad Iparragirre, Anboto.