Fernández Vara reclama explicaciones sobre los problemas de Almaraz

La central nuclear dice que las bombas del sistema de refrigeración operan "con normalidad"

El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, ha exigido explicaciones al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre los problemas detectados por la inspección en el sistema de refrigeración de servicios esenciales de la central de Almaraz (Cáceres). Estos inspectores concluyeron la semana pasada que no hay "suficientes garantías" de que este sistema pueda funcionar con normalidad debido a que se han producido dos averías en menos de cuatro meses en los motores que alimentan las bombas de agua y a que se ha dejado de realizar una revisión periódica de uno de sus componentes que ha fallado.

"He hablado personalmente con el CSN. Además, lo he acompañado de una carta en la que solicito toda la información", ha señalado Fernández Vara. "Hay que exigir la máxima transparencia y el máximo rigor. Enterarnos de una información a través de los medios de comunicación dice muy poco de lo que tienen que ser las relaciones normales entre instituciones", ha añadido. El presidente de Extremadura ha criticado la "opacidad" del CSN, algo que va "contra el adecuado funcionamiento de las instituciones".

Responsables del CSN y de Almaraz se reunieron este martes para abordar este asunto. El sistema de refrigeración de servicios esenciales es básico para evitar que se recalienten todos los sistemas de seguridad de la central. Un portavoz de la central de Almaraz ha indicado que el CSN, en ese encuentro, les solicitó "información adicional". Además, la central se ha comprometido a informar puntualmente del plan que han puesto en marcha para averiguar qué está fallando en los motores de las bombas de agua.

Sistema de refrigeración

La dirección de Almaraz, en un breve comunicado, ha recalcado que "las cuatro bombas que forman parte del sistema de agua de servicios esenciales se encuentran operando con normalidad". Y ha recordado que hay una "quinta bomba que, en caso de necesidad, puede sustituir de forma inmediata a cualquiera de las otras cuatro".

En su escrito, los inspectores no afirmaban que las bombas no estén funcionando ahora, sino que, tras los problemas detectados, no hay "suficientes garantías de que exista una expectativa razonable" de que este sistema de refrigeración pueda mantener su operatividad con normalidad. La central rebate esa conclusión, firmada por cinco inspectores del CSN, y sostiene que "el sistema ha estado operativo en todo momento quedando siempre garantizada la función esencial del mismo" y "la seguridad de la planta".

En su escrito, firmado el jueves pasado, los inspectores señalaban que la dirección de la empresa les reconoció que la pieza del motor de una bomba que dio problemas en enero (un corta aceites) se revisaba periódicamente y se cambiaba frecuentemente porque se deformaba con el uso. Pero una modificación en las normas internas de la central en 1997 hizo que se suprimieran esas revisiones, que desde entonces no se hacen. Almaraz ha sostenido este miércoles que "desde el inicio de la operación de la central se han venido realizando los planes de mantenimiento periódicos, de acuerdo a las prácticas de la industria en cada momento y a las recomendaciones de los manuales de los fabricantes de los equipos".

Más información