Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Rey encarga a Sánchez que trate de forjar una mayoría de gobierno

El líder socialista asegura que hablará con "la derecha y la izquierda" y que el cambio "no consiste en quitar a unos para poner a otros"

Sánchez acude a su primera rueda de prensa tras su reunión con el Rey. ULY MARTÍN / ATLAS

Felipe VI propuso este martes al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, que trate de formar una mayoría de gobierno ante el desistimiento, aunque no definitivo, del candidato del PP y presidente en funciones, Mariano Rajoy. El jefe del Estado comunicó al aspirante socialista su decisión y Sánchez empezará esta misma mañana, con Coalición Canaria e Izquierda Unida, las conversaciones con los partidos para ver si fructifica su investidura. Los militantes socialistas deberán dar su aval mediante un referéndum al contenido y a los participantes del pacto. “Yo voy en serio”, recalcó Sánchez, quien pidió a las fuerzas políticas que abandonen los vetos.

Con tono de solemnidad, pasadas las 20.30, Pedro Sánchez Pérez- Castejón, anunció ayer que aceptaba el encargo de Felipe VI y “la confianza” que había depositado en él. Los problemas de este país requieren “responsabilidad” de todas las fuerzas políticas y que ninguno ponga por delante intereses personales. “El cambio no es patrimonio de ningún partido político ni de un líder, sino de millones de ciudadanos”, proclamó el líder socialista. Desde esta perspectiva, Sánchez tratará de formar un “un Gobierno de cambio, progresista y reformista”. “Todos los españoles deben tener cabida en el cambio. El cambio será de todos los ciudadanos o no será”, remarcó.

Como ya advirtiera desde el principio, Sánchez ha esperado a que Rajoy, como candidato del partido que más escaños obtuvo el 20-D, tomara la iniciativa y tratara de buscar aliados de Gobierno. Sin embargo, Felipe VI ni siquiera ha hecho el ofrecimiento al candidato del PP cuando el socialista ya había expuesto al Rey su disponibilidad condicionada. “Le he traslado al Rey que el Partido Socialista está dispuesto. Si el señor Rajoy renuncia a lo que entendemos es su obligación, el PSOE dará un paso al frente e intentará formar Gobierno y sacar de esta situación de bloqueo a la democracia española y a las instituciones”, le ha manifestado.

Desde este miércoles, Sánchez tratará de forjar esa mayoría con llamadas a los representantes de los partidos “del cambio”. En esta ocasión ha dejado claro que eso no incluye al PP. Tampoco llamará a los partidos nacionalistas que abogan por la separación de Cataluña de España pero sí se entrevistará con ellos. “No buscaré su apoyo pero sí hablaré con ellos para dejar claro que no estoy de acuerdo con ellos; que quede claro”. Esa insistencia en recalcar que no quiere el apoyo de los partidos independentistas viene dado por los resquemores de buena parte de los líderes territoriales de su partido que sí ponen objeciones a Podemos, acaso más que a cualquier acercamiento a las fuerzas secesionistas. “¿Cuántas veces voy a tener que repetir que no voy a pedir su apoyo?”, señaló con vehemencia.

No hay respuesta al requerimiento del líder de Podemos respecto a la composición de un hipotético Gobierno. “Quiero dar un paso al frente para sacar a España del bloqueo institucional”, dijo, y enumeró después los retos que tendrá por delante un eventual Gobierno que él presida. Del qué y no de cómo se puede articular esa mayoría, con apoyos parlamentarios o desde un Gobierno de coalición, es de lo que Sánchez quiere hablar con las fuerzas políticas.

Negociar de inmediato

El diálogo y la negociación pueden empezar de inmediato ya que el PSOE tiene muy articulada una agenda de reformas, basada en su programa electoral. Los cuatro “desafíos” de la sociedad española son la falta de oportunidades, las desigualdades, el problema de Cataluña y la falta de confianza en las instituciones agravada por la corrupción. De los mismos penden un catálogo de reformas al que Sánchez aludió cada vez que se le preguntaba por las exigencias de Pablo Iglesias o los vetos de este a Ciudadanos, y viceversa.

Si todos ponen por delante la discusión de propuestas concretas será posible un acuerdo, según la tesis en la que se sustenta Pedro Sánchez, toda vez que los números de momento no cuadran de ninguna manera. Si Podemos y Ciudadanos se mantienen en su rechazo mutuo no será posible el cambio. “Yo voy en serio”, aseguró. Y como cita final invocó a Miguel de Cervantes: “A cualquier mal, buen ánimo repara”.

Más información