Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Andrés Herzog, de optar a La Moncloa a apuntarse al paro en un mes

El exportavoz de UPyD, que quedó fuera del Congreso, se apunta al INEM tras dejar su cargo

Andres Herzog, el pasado diciembre. EFE

Andrés Herzog ha pasado en poco más de un mes de optar a la presidencia del Gobierno a darse de alta en el paro. El abogado, que hace 15 días dimitió como portavoz de UPyD, dejó atrás una prometedora carrera en el despacho Garrigues cuando entró en política. En la formación de centro impulsó la lucha contra la corrupción política, iniciando, por ejemplo, el caso Bankia. Hoy, con 42 años y tras ver cómo UPyD se quedaba fuera del Congreso y de todos los Parlamentos autónomos que se pusieron en juego en 2015, Herzog ha acudido a su cita en una oficina del INEM en busca de una nueva oportunidad.

"Estoy buscando nuevos caminos profesionales y quería reflejar lo injusto que es todo, que un partido que ha trabajado, como UPyD, esté en esta situación. Es muy gráfico", explica Herzog a este diario justo antes de irse a dar de alta en el paro. "Yo no soy el único", añade en referencia a su equipo. "No tengo ánimo de dramatizar. Me puedo considerar afortunado a otros niveles", sigue. "Lo más probable es que me ponga como autónomo, pero hay que cumplir los trámites. Es lo que ha votado la gente".

En un post en Facebook, Herzog ha ironizado con su situación. "Ya me estoy imaginando la conversación", ha escrito.

—¿Última ocupación?

—Candidato a la presidencia del Gobierno.

—¿Fecha de despido?

—El 20-D, día de las elecciones generales, despido notificado mediante papeleta en una urna por los ciudadanos.

Herzog sustituyó a Rosa Díez al frente del partido tras imponerse en primarias a Irene Lozano. Poco más de siete meses después, él está en el paro y ella es diputada del PSOE en el Congreso. La búsqueda de trabajo, dice, probablemente acabe con el alta como autónomo y la puesta en marcha de un despacho propio.

La formación está ahora dirigida por una gestora que encabeza Gorka Maneiro, diputado autonómico vasco, el último cargo relevante que le queda a UPyD en España. El futuro del partido es incierto. Muchos dirigentes dan por perdidos a los electores. La crisis es también económica, como refleja que la formación haya abandonado la veintena de causas judiciales contra la corrupción política en la que estaba personada o que acometiera un ERE. Carlos Martínez Gorriarán, fundador de UPyD, ha llegado a pedir que se convoque un Congreso de Disolución. Mientras tanto, Herzog, el abogado de los españoles, como le apodaron en el partido, ya no lucha por entrar en el Congreso. Está en el paro.