Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Supremo decide el futuro de El Algarrobico diez años después de su paralización

El tribunal analiza esta semana si los suelos en los que se levantó son urbanizables

La construcción del edificio se paralizó por orden judicial en febrero de 2006

El Tribunal Supremo tiene previsto abordar esta semana —durante el martes y el miércoles— dos asuntos clave para el futuro del hotel levantado a partir de 2003 en la playa de El Algarrobico, en el término municipal de Carboneras (Almería). El pronunciamiento llegará diez años después de la paralización judicial de la construcción de este hotel, que data de febrero de 2006. Los jueces deben decidir si el edificio está en suelo urbanizable y si la Junta es la propietaria legal de la parcela en la que está.

El hotel se levantó dentro del parque natural de Cabo de Gata. Pero en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) los jueces discrepan sobre si los suelos en los que está son urbanizables o no. Una sección de la sala de lo contencioso de Granada sentenció en 2012 que en ese terreno no se podía construir. Pero, dos años después, otra sección de la misma sala del TSJA sentenció lo contrario, que los suelos eran urbanizables. Lo que debe decidir el Tribunal Supremo esta semana —cuando está previsto que voten y fallen— es que sección tiene razón. En caso de que los suelos fueran declarados no urbanizables, la demolición podría estar más cerca, aunque este caso cuenca con varios recursos cruzados que enmarañan su resolución.

Retracto

El otro asunto sobre el que deliberará el Supremo es la propiedad de los suelos en los que se levantó el hotel. En 2006, tras la polémica generada, la Junta de Andalucía ejerció el derecho de retracto para quedarse con la parcela a cambio de 2,3 millones de euros, que serían para la promotora del complejo. La empresa recurrió y el Supremo tiene que decidir si el retracto fue legal. Este mismo tribunal ya sentenció que parte del hotel, además, invadía los 100 metros de protección de la costa.

En junio del año pasado, Rafael Fernández Valverde, uno de los magistrados del Supremo encargados de analizar el caso, reconoció que durante septiembre de 2015 se iba a resolver el "galimatías jurídico" con varias sentencias que dictaría este tribunal. Pero la solución a este problema se ha retrasado y ahora coincidirá con el décimo aniversario de la paralización de las obras, dictada por un juzgado de Almería.