Sanz: “El CNI, la mejor herramienta para preservar la seguridad”

El jefe de los espías españoles, investido doctor honoris causa por la Universidad Rey Juan Carlos

En España, la inteligencia (espionaje) y la inteligencia (intelectualidad) se han mirado históricamente con recelo y menosprecio, pero esta situación parece haber cambiado a juzgar por el doctorado honoris causa que la Universidad Rey Juan Carlos impuso el pasado viernes al director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el general Félix Sanz. “Ni en el mejor de los sueños llegué a concebir un acto como éste, en el que un miembro de las Fuerzas Armadas y hoy director del Servicio de Inteligencia español fuese reconocido con un doctorado honoris causa en una España en la que brilla la libertad y es en uso de esa libertad en la que se produce este investidura”, afirmó el homenajeado tras recibir los atributos de su nueva condición: el título de doctor, el birrete laureado, el libro de la ciencia y la sabiduría, los guantes blancos y el anillo.

Sanz ya fue investido en mayo de 2009 doctor honoris causa por la Universidad Alfonso X el Sabio, pero fue meses antes de su nombramiento como máximo responsable del servicio secreto español, por lo que a su condición de primer general distinguido con ese grado ha sumado la de primer director del CNI en recibirlo. “Me apresuro a decir que no son mis méritos los que me aportan esta distinción, antes bien los […] de cuantos sirven a España, en silencio y en muchas ocasiones sin siquiera identidad, en el Centro Nacional de Inteligencia, la mejor herramienta que tiene el Gobierno para la toma de decisiones estratégicas y los españoles para preservar su seguridad. Sus éxitos, que en ocasiones se me atribuyen, pueden haber contado para que nos hallemos en esta ceremonia. Yo así lo interpreto”, afirmó. Tras mencionar a una docena larga de hombres de armas y letras, acabó con una cita de Manuel Azaña, “en contadas ocasiones elogiado desde la milicia”, según reconoció: “La cultura es el mejor equipaje para un competente soldado”.

No es casual que haya sido la Rey Juan Carlos la primera universidad pública en distinguir a un jefe de los servicios secretos: desde 2005, en virtud de un convenido con el CNI, cuenta con un Cátedra en Servicios de Inteligencia y Sistemas Democráticos, responsable de organizar un master interuniveridades para analistas de inteligencia.

En la misma ceremonia fue investido doctor honoris causa el profesor alemán Hans-Josef Niederehe, catedrático de filología románica de la Universidad de Tréveris (Alemania).