Salmond: “Euskadi no es Escocia, y ambas tampoco son Cataluña”

El exprimer ministro escocés señala como coincidencias "el deseo de autonomía, independencia o tener más repercusión en el mundo"

El ex primer ministro de Escocia Alex Salmond, que se posicionó a favor de la independencia de Escocia en el referéndum autorizado por el Reino Unido en 2014, ha asegurado en el teatro Arriaga  de Bilbao que "Euskadi no es Escocia", pero ha reconocido que ambas guardan "similitudes" en el hecho de que sus ciudadanos tienen "deseo de autonomía, independencia o tener más repercusión en el mundo". Salmond ha hecho estas declaraciones tras la gala de entrega de la XXVII edición de los Premios Sabino Arana durante la que ha sido galardonado junto a al congresista demócrata John Garamendi, el promotor cultural Leopoldo Zugaza, CEAR, el grupo industrial Velatia y la palista Maialen Chourraut.

Tras agradecer a la Fundación Sabino Arana la concesión del premio, que se lo ha entregado el exconsejero de Interior, Juan María Atutxa, Salmond ha remarcado que todas las naciones buscan vías para lograr sus "ambiciones y objetivos", algo que, a su juicio, conecta a Euskadi y Escocia. "Ambas buscan un estatus de igualdad, aunque sea por vías diferentes. Si logramos ese objetivo, ambas naciones harán una contribución a este mundo", ha señalado.

Para Salmond, tras perder el referéndum, hay que analizar la escena y ser positivo porque los escenarios cambian. Hace 50 años el País Vasco "estaba bajo una dictadura y el Partido Nacional Escocés no tenía un solo representante parlamentario elegido de manera democrática", ha dicho. "Ahora dominamos la escena política de Escocia y el PNV ha estado en el poder las últimas décadas. Esto ha hecho que se mantenga la identidad de manera segura y se haya podido enfatizar algo que hace 50 años no hubiera sido posible. Lo importante es ver hasta donde hemos llegado y hasta donde más podemos ir", ha añadido.

En su opinión tanto Londres como Madrid experimentan "auténticas dificultades", con lo que será más fácil lograr los objetivos si primero se definen bien. "Y los objetivos deben de ser pacíficos, cívicos e inclusivos porque son los que pueden servir de inspiración a las nuevas generaciones en lo que estas tienen que buscar que es la igualdad con las demás naciones de nuestra casa común que es Europa", ha concluido.

No obstante, el exprimer ministro escocés ha advertido de que "Euskadi no es Escocia, ni al revés, como ambas tampoco son Cataluña", aunque se pueden ver similitudes en los "movimientos ciudadanos y su deseo de autonomía, independencia o tener más repercusión en el mundo".  "En Euskadi, Cataluña y Escocia se da un claro deseo de la gente de controlar mejor su destino", ha añadido. Asimismo, ha subrayado que, sea cual sea la "táctica" para lograr ese objetivo, "más autonomía, más autodeterminación o más repercusión ante el resto de la humanidad", el objetivo del poder debe ser "mejorar la vida de los ciudadanos".

Por su parte, el congresista demócrata John Garamendi ha alabado la figura del presidente norteamericano Barack Obama, de quien ha subrayado es "un presidente de gran éxito". En este contexto, ha remarcado "la profundidad" de su gestión en lo que respecta a la situación económica de EE UU o la sanidad, y ha valorado el que haya regresado la "diplomacia", lo que ha "situado de modo diferente a Estados Unidos en el mundo. "Seguimos manteniendo acciones militares, pero hay un deseo de que la diplomacia actúe en primer lugar", ha añadido. Por contra, ha calificado al republicano Donald Trump de "desastre y maleducado", así como de hacer gala de "todo lo peor". "Que Dios nos proteja de él", ha incidido. Salmond presentará este lunes en Bilbao su libro 'The dream shall never die' (El sueño nunca morirá), que se publica por primera vez en euskera, por lo que gracias a ello "podré decir yo también soy vasco", ha dicho.