Una tormenta obliga a desviar siete vuelos del aeropuerto de Málaga

La Agencia de Meteorología activa la alerta amarilla en la Costa del Sol hasta la madrugada

Una tromba de agua acompañada de un intenso aparato eléctrico ha obligado la noche de este viernes al desvío de siete vuelos que tenían como destino el aeropuerto internacional de Málaga. Los pasajeros de seis de los aviones han sido trasladados al aeródromo de San Pablo, en Sevilla, mientras que un último vuelo ha tomado tierra finalmente en Alicante. Numerosos aeroplanos han tenido que realizar maniobras de espera hasta poder tomar tierra o recibir la orden de dirigirse a la pista alternativa.

El aguacero ha causado pequeñas inundaciones y balsas de agua en algunos puntos de la capital malagueña y en municipios de la Costa del Sol, como Mijas y Marbella. El fenómeno meteorológico ha sorprendido a los vecinos por la intensidad de las lluvias. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha tenido activada la alerta amarilla en las comarcas de la Axarquía (litoral Este de la provincia), Costa del Sol y Guadalhorce durante parte de la madrugada.

El organismo estatal había recogido precipitaciones de hasta 20 litros por metro cuadrado en poco tiempo en las zonas afectadas. Esta circunstancia, unida a los efectos de los rayos, provocó alteraciones en los semáforos y pequeñas inundaciones en la capital que obligaron a la actuación de los bomberos.

La fuerte tormenta registrada en Málaga se ha producido por el estancamiento de una masa nubosa sobre la zona que, ante la ausencia de viento, que no ha superado los 15 kilómetros por hora, se ha mantenido sobre las comarcas en alerta.

A partir de este sábado, está previsto que el aviso amarill se mantenga solo en Canarias y en el litoral cantábrico.