Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Enfrentamiento de la cúpula del PSOE con varias federaciones por la fecha del congreso

La incertidumbre sobre la situación política e institucional condiciona el cónclave

En la noche del viernes se desató una agria polémica entre la dirección del PSOE, encarnada por el secretario de Organización, César Luena, y algunas de las federaciones con más militantes del PSOE por la fecha en la que tendrá que celebrarse el próximo congreso federal. El número dos del partido propuso el último fin de semana de mayo para que voten los militantes y la celebración del congreso en el que se debe ratificar al secretario general elegido para el 19 de junio. Quienes se oponen a ese calendario consideran que si se repiten las elecciones coincidiría con el congreso. La polémica y la decisión se traslada hoy sábado al Comité Federal.

A las siete de la tarde del viernes estaban convocados los secretarios de organización territoriales por César Luena para debatir en torno a la fecha del congreso y llevar la decisión al Comité Federal. Pronto se vio que no había acuerdo. A quienes se opusieron, las fechas elegidas por la dirección del partido les parecen muy lejanas y no ven la necesidad de atar al partido con un calendario que quizá la realidad política lo haga inviable. Se propuso volver a discutir sobre el mismo a últimos del mes de febrero cuando quizá ya se sepa si hay posibilidad de que algún candidato saque adelante la investidura a la presidencia del Gobierno.

En la posición de posponer la decisión estuvo Aragón, Castilla-La Mancha, Valencia, Asturias, Andalucía, Canarias y Extremadura; en tanto que País Vasco, Cantabria, Baleares, Castilla y León, Galicia y Madrid, coincidieron con la dirección del partido. La reunión se levantó sin acuerdo y hoy, a primera hora de la mañana, el asunto se tratará en una reunión de la ejecutiva federal que lo discutirá, y si lo aprueba lo llevará al Comité Federal.

El revuelo empezó anoche entre los dirigentes territoriales al conocer por sus secretarios de organización lo que había ocurrido. La razón que esgrimen en contra de aprobar un calendario para últimos del mes de mayo y junio es que en un panorama tan confuso en el que no se sabe qué ocurrirá la semana que viene no es conveniente fijar la fecha del congreso con tanta antelación. Si en febrero se ve la luz institucional se podría fijar ese congreso para abril, calculan algunos dirigentes territoriales. Algunos se atreven a aventurar la hipótesis de que al proponer el mes de junio sin que puedan descartarse unas elecciones, que serían en esas fechas, la actual dirección no quiere celebrarlo.

La controversia dentro de PSOE afloró precisamente por las fechas del cónclave socialista. “Congreso ya y cuando toca”,fue el grito que se escuchó durante la traumática semana después de las elecciones del 20 de diciembre. Algunos líderes territoriales que, en efecto, reconocían que el congreso debía celebrarse entre febrero y marzo, su fecha oficial, desistieron pronto al considerar que los ciudadanos no esperaban de los socialistas que se enredaran en la elección de un líder cuando el país vivía inmerso en la preocupación por la ausencia de una mayoría parlamentaria clara. Poco a poco se produjo el desistimiento inicial de tratar de forzar a la ejecutiva federal a que convocara con urgencia un comité federal que, a su vez, pusiera en marcha los mecanismos congresuales.

Ese proceso empezará hoy si la ejecutiva consigue que la mayoría del Comité Federal lo apruebe a no ser que ante la evidente disensión, se decida posponerlo y no poner de manifiesto la fractura del partido.

Cómo se elige al secretario general

El próximo secretario general del PSOE tendrá que elegirse mediante elecciones primarias, en las que podrán participar todos los militantes del partido, en un voto que se depositará en secreto.

Pedro Sánchez fue así elegido en competición con sus compañeros Eduardo Madina y José Antonio Pérez Tapias en julio de 2014, con un procedimiento extraordinario aprobado para esa ocasión, pero que pasó a formar parte de los estatutos del partido en el congreso extraordinario que ratificó esa elección.

La elección para la próxima candidatura a la presidencia del Gobierno de España se hará también mediante elecciones primarias, pero con la peculiaridad de que además de los militantes del partido podrán participar los ciudadanos con unos mínimos requisitos. Su regulación deberá hacerse en el próximo congreso, para el que aún no hay una fecha establecida para su celebración.

Más información