Dirigentes del PSOE exigen rechazar cualquier apoyo de los soberanistas

Algunos líderes territoriales temen que esos partidos se abstengan, y que por esa vía lleguen los socialistas a ocupar el Gobierno. El Comité Federal reafirmará este sábado los límites para negociar

La presidenta andaluza y otros líderes regionales mantuvieron ayer reuniones previas con Sánchez. KIKE PARA ATLAS

Los presidentes autonómicos y secretarios regionales del PSOE han escuchado de su secretario general, Pedro Sánchez, la negativa absoluta a pedir el voto a partidos independentistas para ser investido presidente del Gobierno. Pero algunos líderes territoriales siguen temiendo que esos partidos se abstengan o no participen en la votación, y que por esa vía llegue el PSOE a ocupar el Gobierno. El Comité Federal reafirmará este sábado los límites para negociar, con voces favorables a que Sánchez intente formar una mayoría y otras que mostrarán escepticismo.

La noche del viernes terminó la ronda de conversaciones bilaterales, uno a uno, sin testigos, del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, con los dirigentes territoriales del partido, varios de ellos también presidentes de comunidad autónoma. De esa ronda —que se cerró con la conversación entre el secretario general y la presidenta andaluza, Susana Díaz, en la sede madrileña— se puede extraer alguna línea en común y otras divergentes según el grado de relación e identificación con el interlocutor.

En todas las reuniones se analizaron las posibilidades de acuerdo con distintas fuerzas políticas, y ante algunos secretarios regionales y presidentes el líder del PSOE enfatizó su decisión de no pedir el apoyo ni el concurso, ni la complicidad a partidos que propugnen la separación de una parte de España.

Expresamente se habló de Democràcia i Llibertat (la marca de Convergència en el Congreso de los Diputados), y de ERC, como supuestos partidos que podrían facilitar la investidura de Pedro Sánchez con su abstención —o incluso con su incomparecencia en el momento de la votación, con el argumento de que al no reconocer al Estado español como propio, no participarían en la elección de su presidente del Gobierno—. Esta posibilidad la escuchó el viernes Sánchez de algunos presidentes.

En el entorno del secretario general socialista se asegura que este no ha entablado conversación alguna con ningún partido político y que no lo piensa hacer en ningún caso con los partidos nacionalistas, con la excepción del PNV (aunque tampoco con esta fuerza política ha entrado en contacto, sostuvo Sánchez). En el entorno del líder socialista se transmite cierto enojo ante “tanta desconfianza” de algunos dirigentes territoriales. Sánchez trató de disipar esa preocupación de sus interlocutores, pero en algunos casos no lo ha conseguido.

“Tranquiliza mucho”

Este será un tema clave en la reunión de este sábado del Comité Federal: habrá voces que pidan garantías de que, si Pedro Sánchez finalmente puede optar a solicitar la investidura en el Congreso, rechace esos apoyos de partidos independentistas; y eso a pesar de la dificultad que el hipotético candidato tendría para lograr que ciertos diputados dejaran de votar a favor, no se abstuvieran o no se ausentaran si tuvieran voluntad de hacerlo.

Mientras algunos líderes territoriales mostraban a Sánchez en su despacho los recelos ante esos apoyos, los partidos aludidos declaraban el viernes mismo su intención de no ayudar a que haya un presidente de PP o del PSOE: el portavoz de Democràcia i Llibertat, Francesc Homs, confirmó, tras reunirse con el Rey, que su voto será negativo; y la dirección de ERC mostró también su inclinación por el no a un eventual Gobierno del PSOE y Podemos. “Tranquiliza mucho saber que los independentistas no nos van a votar”, ironizó el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, tras entrevistarse con Pedro Sánchez.

“No queremos la ayuda independentista”

La discusión en el PSOE pasa de Podemos a los independentistas como protagonistas especiales. El secretario de Organización, César Luena, se afanó el viernes en tratar de disipar cualquier conciliábulo con estos partidos. “No buscaremos ni queremos el apoyo de los independentistas”, aseguró. Esta será la preocupación que este sábado mostrarán la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y el presidente asturiano, Javier Fernández. No así la presidenta balear, Francina Armengol, la secretaria general de los socialistas vascos, Idoia Mendía, o el responsable del PSC, Miquel Iceta, que apoyarán a Sánchez para que intente formar una mayoría, aunque siempre con Ciudadanos.