Las presidencias de comisiones vuelven a dividir a los grupos

Los partidos negocian para evitar un nuevo conflicto en el Congreso, especialmente entre el PSOE y Podemos

Tras el conflicto por la Mesa y la Presidencia del Congreso y la ubicación de los diputados llega el de la presidencia de las comisiones de la Cámara. Todos los partidos negocian y esperan cerrar un acuerdo el lunes para evitar un nuevo enfrentamiento. En el partido de Pablo Iglesias temen ser de nuevo postergados y los partidos mayoritarios explican que su voluntad es la de alcanzar un acuerdo con un reparto proporcional de estos cargos y, para ello, mantienen estos días contactos múltiples entre todos. La nueva batalla parlamentaria, especialmente entre PSOE y Podemos, será la distribución de las presidencias de las comisiones que empiecen a crearse la próxima semana.

Por el momento, todos los partidos mantienen contactos y reuniones para intentar llegar a un acuerdo global, pero los antecedentes hacen temer que pueda producirse un nuevo enfrentamiento y desencuentro entre el partido de Pedro Sánchez y el de Pablo Iglesias.

La desconfianza mutua alimenta en Podemos el temor a que vuelva a ocurrir lo que pasó con episodios como la elección de la Presidencia y la Mesa del Congreso y la distribución de los diputados en el hemiciclo, en los que consideran que su partido salió perjudicado por los socialistas.

La distribución de las presidencias se hace por consenso y deben elegirse en cada una de las comisiones, con voto ponderado. Esos cargos tienen una primera ventaja como es la económica, y la segunda es la posibilidad de moderar los debates o manejar los ritmos de convocatoria para comparecencias de altos cargos o discusión de leyes. Los presidentes disponen de unos gastos de representación de 1.431,31 euros; los vicepresidentes de 1.046,48 euros y los secretarios de comisión de 697,65 euros. En las negociaciones se discute el número de presidencias y también el peso de las comisiones que se presiden. Por ejemplo, Ciudadanos ha planteado que aspira a presidir tres comisiones y Podemos a cuatro, de la veintena aproximada que se constituirán.

Tradición de ceder

Y son especialmente codiciadas algunas como la de Justicia y, sobre todo, para esta legislatura, en la que se plantea una reforma de la Ley Fundamental, la Constitucional. Incluso en legislaturas con mayoría absoluta hay tradición de que el grupo mayoritario cede algunas a la oposición. Suelen ser la de Presupuestos, la de Exteriores, la del Defensor del Pueblo o la Comisión Mixta de control de Radio Televisión.

Socialistas y populares aseguran que su voluntad es la de llegar a acuerdos que satisfagan a todos, y ya han empezado los contactos. El jueves por la tarde se vieron el número dos del Grupo Popular, José Antonio Bermúdez de Castro, y el portavoz de Podemos, Íñigo Errejón.

En el encuentro hablaron de las presidencias de comisiones y el de Podemos intentó también, sin éxito, un compromiso para que la Mesa reconsidere la distribución de los diputados en el hemiciclo, que sitúa a sus 65 representantes en las últimas filas. En esas conversaciones se han acordado asuntos como las asignaciones económicas de los grupos, el número de asistentes para cada uno de ellos y hasta la distribución de los despachos. El lunes a las doce de la mañana se producirá en el Congreso una reunión de la cúpula de Podemos con todos sus diputados, unas horas antes de la segunda audiencia de Iglesias en La Zarzuela.